Jerez marca el paso de la Europa del vino

  • La candidatura andaluza se impone en una reñida votación a Cambados Recevin se pone en manos del jerez para traspasar fronteras

Comentarios 1

"Se ha hecho lo justo". Los miembros del consejo de administración de Recevin, la red europea de ciudades del vino reunida en estos días en la localidad siciliana de Marsala, hicieron juramento para guardar absoluto secreto sobre la candidatura ganadora del concurso Ciudad Europea del Vino 2014, decisión que adoptaron el viernes por la tarde, pero sobre la que no soltaron prenda hasta la hora señalada para ayer sábado.

Pasada la una de la tarde, el presidente de Recevin, Paulo Veranda, anunciaba la proclamación de Jerez, que toma así el relevo de la localidad siciliana de Marsala como Ciudad Europea del Vino, título que se incorporará a todas y cada una de la actividades previstas en el calendario de eventos enoturísticos de la candidatura jerezana, un total de 14 ciclos que abarcan los 365 días del año.

Gana Jerez, gana España y gana Europa. Momentos antes de la proclamación , los alcaldes de Jerez y Cambados defendieron sus respectivas candidaturas ante la asamblea de Recevin en una presentación protocolaria, que no variaría el signo de la votación, realizada la víspera. Ambos mandatarios dejaron muy alto el pabellón de las dos ciudades candidatas, a las unen ya lazos de fraternidad que se reforzarán durante el reinado de Jerez en la Europa del vino, que se pone en manos de los caldos jerezanos, con la bendición del albariño, para abrir fronteras y proyectar su imagen de unidad al mundo.

Luis Aragunde, el regidor de Cambados, abrió el turno de intervenciones, en el que hizo una brillante exposición de las singularidades la capital del albariño (Rías Baixas), su historia ligada al mar y al vino, los dos grandes ejes de la economía de la localidad gallega a la que cabe desear toda la suerte en futuras ediciones del concurso.

Llegó el turno de Jerez, con la alcaldesa, María José García Pelayo, en el atril, desde el que defendió en su discurso la oferta enoturística única que abarca Jerez, cuna de unos vinos de fama universal y de las catedrales del vino, que registran al año 0,4 millones de los 1,2 millones de visitas que recibe la ciudad al año.

El anno divini de Marsala da paso al año del gigante del vino mundial, al que las ciudades vinícolas europeas se encomiendan para fortalecer su red y ganarse el respeto de las instituciones de Europa y del resto del mundo. El jerez marca la diferencia y así lo entienden los responsables de Recevin, en busca de mayor prestigio y reconocimiento.

Tampoco fue un camino de rosas, porque Cambados mantuvo sus opciones hasta el final al no alcanzarse consenso sobre una de las candidatas entre los miembros del consejo de administración de Recevin, lo que obligó a emitir el voto secreto, que inclinó la balanza finalmente hacia Jerez con sólo un apoyo más que la digna candidatura gallega.

Los integrantes de la delegación jerezana tardaron en reaccionar por algún problema con la traducción y por los problemas de dicción del presidente de Recevin, quien pronunció el nombre de Jerez sin j ni z, convirtiéndolo en un término impronunciable e irreconocible.

El traductor, para colmo, dio a entender que habría que esperar hasta la tarde, al acto de entrega del bastón por parte de la alcaldesa de Marsala, para conocer el ganador. El aplauso de los responsables de Recevin, sin embargo, provocó la reacción de la alcaldesa, que al sentirse observada saltó de la silla para fundirse en un abrazo con su homólogo cambadés y el resto de miembros de una y otra delegación.

Tras el brindis protocolario con vino de Jerez, Pelayo realizó sus primeras declaraciones como regidora de la nueva capital del vino de Europa. En su larga lista de agradecimientos, la alcaldesa incluyó a los más de 200 avales locales, provinciales, regionales, nacionales e internacionales recibidos por la candidatura de Jerez; a los miembros de la delegación jerezana, integrada por responsables y técnicos municipales así como del Consejo Regulador del vino, diputados provinciales, el presidente de la patronal hostelera y periodistas, así como a todo el personal del área de Turismo. Tampoco se olvidó de felicitar a Cambados, que se ha ganado el respeto y el apoyo de Jerez para próximas ediciones del concurso.

"Comienza para Jerez un reto ilusionante este reconocimiento a la denominación de origen más antigua de España y Europa y se abre un nuevo camino para que las instituciones públicas y el sector bodeguero trabajemos juntos para promocionar la ciudad de Jerez y su vino, uno de los principales reclamos turísticos que atrae a 400.000 visitantes de los 1,2 millones que recibe Jerez al año", manifestó la alcaldesa, visiblemente emocionada, tras la proclamación.

Pero el jerez no es sólo una seña de identidad del municipio, pues también representa a la provincia, Andalucía y España en Europa y en el mundo, prosiguió la alcaldesa, quien recordó que "aunque el vino de Jerez se vende sólo y, con todo el respeto, no necesita tanto el título de Ciudad Europea del Vino, el mismo es un reconocimiento a su historia, pero también a su presente y futuro".

La regidora jerezana, embargada aún por la emoción, acertó a decir que "el concurso no sólo une a Jerez y Cambados, une a todas las ciudades del vino de Europa, a las que tendemos la mano para trabajar juntas y aprovechar la oportunidad que nos brinda esta designación para fortalecer la red. Y de paso, vamos a a aprovechar para difundir ese maridaje perfecto entre el jerez y la gastronomía fuera de la provincia".

Hay mucho por hacer, aunque Jerez está convencida de que dará la talla en lo que la Europa del vino espera de su reinado. El nombre, ayuda, pero no lo es todo, pues de poco sirve si no se plasma ahora la colaboración y la sintonía alcanzada entre los miembros de la comisión de la candidatura jerezana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios