Andalucía

Juan Marín ya reconoce que no podrá cumplirse todo el pacto de investidura

  • Susana Díaz espanta el fantasma del adelanto electoral con un Pleno general sobre la comunidad en la Cámara el 9 de mayo y anuncia que ya trabaja en el Presupuesto de 2019

El portavoz de C's en en el Parlamento andaluz, Juan Marín, durante su intervención en el Pleno de ayer. El portavoz de C's en en el Parlamento andaluz, Juan Marín, durante su intervención en el Pleno de ayer.

El portavoz de C's en en el Parlamento andaluz, Juan Marín, durante su intervención en el Pleno de ayer. / carlos márquez / EP

Comentarios 2

En enero, sólo estaba en vigor una de las 11 leyes incluidas en el pacto de investidura que PSOE y Ciudadanos firmaron en 2015. Casi cuatro meses después, ya son dos. El Parlamento aprobó el miércoles la Ley de Emprendimiento, pero en la lista acordada por socialistas y naranjas hay otras nueve que todavía están lejos del BOJA. Y ayer Juan Marín, en la sesión de control a la presidenta de la Junta, reconoció que hay, al menos, cuatro que no estarán en esta legislatura.

El portavoz regional de Ciudadanos se refirió a la Ley de Subvenciones y la Ley de Buen Gobierno. Ninguna de las dos normas ha llegado a las reuniones del Consejo de Gobierno. Marín también se acordó de la eliminación de los aforamientos y la limitación de mandatos, pero obvió otras normas que tampoco podrán aprobarse antes de que acabe la legislatura, como la Ley de la Cámara de Cuentas y la reforma de la Ley de Contratos del Sector Público. Salvo sorpresa, la Ley de Agricultura, la Ley de Garantías de Sostenibilidad del Sistema Público Sanitario y la Ley de Formación Profesional pueden correr mejor suerte.

[A Díaz] La estabilidad de Andalucía está en sus manos. Por C's no tiene que preocuparse"

Sin embargo, a Marín se le olvidó una norma que, hasta hace poco, era su principal motivo de queja: la reforma de la Ley Electoral. Según dijo en varias ocasiones el portavoz de Ciudadanos, si la proposición no entraba en la Cámara en marzo, la formación naranja presentaría su propio texto. La semana que viene empieza mayo y no hay rastro de la reforma de Juan Marín en el registro del Parlamento y en el grupo de trabajo del que debía salir la nueva ley electoral de Andalucía el consenso brilla por su ausencia.

Los pasillos del antiguo Hospital de las Cinco Llagas quedarán desiertos, como muy tarde, en enero de 2019, cuando Susana Díaz debe disolver el Parlamento si las elecciones son en marzo. Marín insiste en sus intervenciones en que a la legislatura le queda un año, pero en realidad le quedan ocho meses, siete si se tiene en cuenta que agosto es inhábil. Y eso si no hay adelanto.

"La estabilidad de Andalucía está en sus manos", espetó Juan Marín a Susana Díaz. Según el líder de la formación naranja, el Gobierno socialista "no tiene nada de qué preocuparse" porque Ciudadanos "cumple lo que firma". Y en las filas que dirige Marín están satisfechos con el nivel de cumplimiento del acuerdo de investidura de Díaz. "Es aceptable", aseguró antes de reconocer que todas las medidas incluidas en el texto no llegarán a buen puerto. "No somos ingenuos y ningún proyecto de ley tarda menos de un año en tramitarse", abundó el dirigente naranja, que pidió a la presidenta un esfuerzo para que las leyes que tienen el trámite en marcha no decaigan y el trabajo realizado en ellas sea" estéril".

Pero Marín tiene especial interés en el devenir de una ley que no está en su acuerdo de investidura ni tampoco en el plan normativo presentado por el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, en el Parlamento hace unas semanas. Se trata del proyecto de Presupuestos de la Junta para 2019, que a juicio del portavoz naranja debe empezar su andadura en junio. "María Jesús Montero ya está trabajando en los presupuestos", contestó Susana Díaz, que rechazó la vitola de garante de la estabilidad que le había colocado su socio. "La estabilidad depende de todos. Todos contribuimos", apostilló.

Marín cree que un avance en la redacción de las cuentas autonómicas del año próximo serviría para "disipar las dudas" sobre el adelanto electoral, pero Díaz cree que hay otras fórmulas para demostrar su nula voluntad de acortar la legislatura, como fijar para el 9 de mayo un debate general sobre la comunidad en el Pleno del Parlamento. "Hay quien esperaba elecciones para mayo y tendrá un debate", ironizó la jefa del Ejecutivo en su intercambio dialéctico con el líder de la oposición, Juanma Moreno, quien le había cuestionado por la situación de la sanidad.

La portavoz de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, centró su pregunta en las pensiones, pero también se acordó del fantasma del adelanto de los comicios andaluces. La líder regional de la formación morada atisba en las maneras de Díaz "una preparación del relato" para convocar los comicios antes de la fecha prevista "y echarle la culpa a este lado de la bancada", en referencia a los escaños que ocupa la oposición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios