La Junta destaca los desafíos de la conservación del lince ibérico

  • Reconoce que sobre este felino se ignoran muchos patrones de comportamiento lo que hace muy complejo trazar un plan definitivo sobre la especie.

El director general de Gestión del Medio Natural de la Junta de Andalucía, Javier Madrid, ha destacado que la conservación del lince ibérico supone un desafío que obliga a que técnicos y responsables políticos tengan que afrontar decisiones urgentes sobre problemas muchas veces desconocidos.

Madrid ha explicado que este felino, considerado el de mayor peligro de extinción del planeta, es una especie única sobre cuyo comportamiento aún se ignoran muchos patrones, pese a lo cual su conservación silvestre y su cría en cautividad obligan a tomar decisiones urgentes sobre problemas en muchas ocasiones desconocidos.

Ha matizado que aún no existen conclusiones definitivas sobre la Enfermedad Renal Crónica (ERC) que ha afectado a la mitad de los 71 linces en cautividad, porque falta el resultado de algunos análisis, pero ha destacado que las medidas urgentes adoptadas "han funcionado" porque han permitido controlar esta enfermedad.

"El lince es una especie única sobre la que estamos aprendiendo todos los días y sobre la que no se puede esperar que no tengamos percances que debemos resolver de forma inmediata; muchos de estos problemas hay que resolverlos como problemas novedosos; solamente no se equivoca el que no trabaja", ha aseverado.

Ha anunciado que el próximo otoño, una vez que se sepa detalladamente el origen y la evolución de la ERC así como el número de linces silvestres nacidos este año, se decidirá, siempre con informes de los expertos, si este año se afronta la primera reintroducción en la naturaleza de linces nacidos en cautividad, como estaba inicialmente previsto.

Para asesorar esta crucial decisión, objetivo último del programa de cría en cautividad del lince impulsado hace ahora una década, la Junta de Andalucía ha convocado para este otoño un taller internacional de expertos que debatirán sobre el lugar, los ejemplares y la forma de suelta más idónea de estos felinos.

También serán decisivas las conclusiones de la experiencia piloto desarrollada este año con éxito por la Junta de Andalucía en la comarca cordobesa del Guadalmellato, donde se ha desarrollado una reintroducción pero con siete ejemplares silvestres, alguno de los cuales han logrado reproducirse y tienden a fijar una nueva población es esta zona.

Junto a la primera reintroducción en la naturaleza de linces nacidos en cautividad, este otoño también se decidirá sobre el envío de ejemplares al nuevo centro de cría de Extremadura; el reparto de individuos entre los tres centros ya existentes en Andalucía -El Acebuche (Doñana), La Olivilla (Sierra Morena) y el Zoobotánico de Jerez de la Frontera- y el de Silves (Portugal), y el envío de más ejemplares para reforzar la población de Doñana y la incipiente de Guadalmellato.

Esta creciente demanda de linces se ve dificultada por la escasa productividad de la cría en cautividad de este año, que sólo ha aportado nueve cachorros, frente a los quince de 2009 o los once de 2008, lo que se achaca a la ERC y a las malas condiciones meteorológicas del pasado invierno.

Con todo, Madrid ha destacado la crucial actuación desarrollada este invierno por técnicos de este programa de cría en cautividad cuando rescataron en Doñana a dos cachorros que se encontraban a punto de morir tras el fallecimiento de su madre.

'Gazpacho' y 'Gitanilla', nombres de estos dos cachorros silvestres huérfanos, criados artificialmente, evolucionan satisfactoriamente, se relacionan ya con otros linces de El Acebuche y aumentarán a once el número de cachorros incorporados este año a la cría en cautividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios