Junta y oposición abren la puerta a pactos parciales contra la crisis y el paro

  • Fijan un plazo de dos meses para que las negociaciones fructifiquen · Las diferencias entre IU y PP, sobre todo en política fiscal, diluyen la posibilidad del acuerdo global · Los populares muestran "escepticismo"

La posibilidad de que la negociación entre el Gobierno andaluz y los tres partidos con representación parlamentaria culmine en un acuerdo global en contra de la crisis y por el empleo pareció ayer esfumarse. Las diferencias marcadas por IU con el PP, sobre todo, en política fiscal, y con el PSOE, por sus "propuestas de fracaso", y el "escepticismo" mostrado por los populares, evidenciaron en esta primera reunión la dificultad de que las conversaciones concluyan en un pacto a cuatro bandas, por lo que todos abrieron la puerta a una solución intermedia: los acuerdos parciales.

Con esta salida se daría una respuesta a esa demanda ciudadana de unidad política y se escenificaría ese "arrimar el hombro" en estos tiempos de crisis que tanto proclaman Gobierno y oposición. "Si queremos ser útiles y sabiendo las diferencias de partida, sobre todo en materia impositiva, ¿debe eso impedir algo sobre el empleo o la actividad económica?", apuntó el secretario general de Economía, Antonio Ávila, que abogó por este consenso puntual para evitar bloqueos en tiempos en los que se requiere rapidez de reflejos.

Dentro de este planteamiento también tendría cabida, aunque en este caso sólo para IU, la posibilidad de acuerdo bipartito que apuntara el pasado viernes su coordinador regional, Diego Valderas, tras su encuentro con el presidente andaluz, Manuel Chaves. Pese a reconocer que aún es pronto, ya que acaba de arrancar la ronda de contactos, el portavoz económico de IU, Pedro Vaquero, no descartó que del intercambio de propuestas pudieran darse acuerdos bilaterales con el PSOE y la Junta. "Abogamos por un método de trabajo muy abierto, y si podemos incidir en que el Gobierno asuma propuestas nuestras a favor de trabajadores o pymes, sin duda alguna tendremos las manos libres y nada nos va a atar para llegar a acuerdos", dijo.

Una vez pasada la manifestación por el empleo del pasado domingo, tal y como pronosticó el PSOE, los populares suavizaron en algo su postura inicial. De la "preocupación" tras la reunión con Chaves que manifestó su líder, Javier Arenas, se pasó al "escepticismo" ante un posible giro de la política económica del Ejecutivo autonómico de la, que salvo el documento base del que les hizo entrega el presidente andaluz, no tienen más propuestas.

Dado el carácter técnico de este primer encuentro, la delegación popular, encabezada por su secretario general, Antonio Sanz, se detuvo más en cuestiones de planificación y modelo de trabajo, aunque volvió a poner sobre la mesa su propuesta de ampliar este marco de negociación a empresarios, sindicatos, ayuntamientos y diputados, siguiendo el esquema de los Pactos de La Moncloa y que ya recibió el no sindical y del Parlamento la semana pasada. No obstante, sí le dio tiempo a fijar su prioridad en un hipotético escenario de acuerdo: propuestas "urgentes", "de choque" y "extraordinarias" para las familias más necesitadas y a corto plazo.

Con el objetivo de no eternizar estas reuniones, a las que todos coincidieron en dejar claro que acuden con "voluntad" de diálogo -por el PSOE acudió el diputado Ángel Gallego- y no para hacer un "teatro" y "perder el tiempo", y ante la rapidez de respuesta que requiere la coyuntura económica actual, se acordó que este proceso pudiera concluir en abril. Aunque de entrada la Junta no se mostró por la labor de marcar una fecha tope, dio por bueno que se imprima celeridad al proceso, de ahí que la próxima reunión se celebre el martes 24 de febrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios