La Junta prepara un Presupuesto moderadamente expansivo para 2016

  • La mejora de la recaudación y el compromiso con C's pueden forzar a una bajada de tipos del IRPF, entre los más altos de España. Las cuentas deben incluir un ajuste de 500 millones.

Comentarios 7

El Presupuesto andaluz de 2015 supuso un respiro respecto al del año anterior, pero no más: apenas dos millones de euros más de gastos. 29,6 millones en total, lejos de los 36,6 millones del año 2009. Desde entonces, las cuentas de la Junta han venido menguando, pero la Consejería de Hacienda prevé confeccionar un presupuesto moderadamente expansivo para 2016, que incluirá una mejora de los salarios de los empleados públicos y una rebaja de impuestos. Hasta ahora, no hay confirmación de esta bajada para el próximo año, pero el compromiso que la presidenta Susana Díaz adquirió en el Parlamento durante su debate de investidura y la presión que Ciudadanos pueda hacer para entregar su voto indican que se producirá en 2016. Hay que considerar que mientras el Gobierno central ha bajado dos veces el IRPF este año, el tramo autonómico andaluz está entre los más altos de España, tanto para las rentas más altas, con un 49%, como para las más bajas, con un tipo del 22%. El compromiso del PSOE es reducirlo entre 2 y 3,5 puntos pero sin detallar las fechas. Los votos socialistas no son suficientes para aprobar el presupuesto de 2016, por lo que se tendrá que recurrir al apoyo de Ciudadanos o a una abstención, poco probable, del PP o de Podemos.

A pesar de la mejoría económica, la Junta aún debe ajustar sus cuentas en 500 millones de euros para que el déficit se quede en el 0,3%. La próxima semana se reúne el Consejo de Política Fiscal y Financiero para comunicar el límite de déficit a las comunidades y es posible que se relaje el tope para las que tiene más problemas, entre las que no parece que se encontrará Andalucía. En los años de recesión, un ajuste de 500 millones de euros suponía un recorte del gasto en la misma cantidad, pero, ahora, se puede conseguir con un aumento de la recaudación y, sobre todo, con la rebaja de los intereses de la deuda. Estos dos factores posibilitaron una primera alegría en 2015, que seguirá en 2016. De momento, la Junta de Andalucía ya se ha comprometido con los empleados públicos a pagarles el 25% de la paga extra de 2012 y a recuperar el 100% de las jornadas de los interinos, que también se recortó en los años del ajuste. El aumento del gasto de estas dos medidas se calcula en 200 millones de euros.

Una de las críticas que se realizó al actual Presupuesto fue un excesivo optimismo a la hora de calcular el incremento de la recaudación de los impuestos de la Junta, calculado en un 10,8%. Sin embargo, los datos que se tiene hasta hoy indican que se va a cumplir, por lo que aún se puede ser un poco más optimista para 2016, cuando la economía española crecerá por encima del 3% por segundo año consecutivo. Pero a ello se suma que el Gobierno central va a incrementar en un 11% las entregas a cuentas a las autonomías, que en el caso andaluz son 1.700 millones de euros más. El anuncio lo realizó Mariano Rajoy el pasado miércoles en Sevilla aunque la Junta espera a tener una confirmación tanto de la cantidad como de las condiciones que lleva aparejado. Una de las posibilidades es que a los 1.700 millones haya que restarle alguna cantidad de liquidaciones presupuestarias anteriores. En cualquier caso, la cantidad es lo suficientemente grande si se considera, además, que el 80% de los ingresos no financieros de la Junta proceden del Gobierno central.

Con motivo de las elecciones generales, el Gobierno de Mariano Rajoy adelantará la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado a mediados de octubre, y esta próxima semana se conocerá el detalle de los ingresos que harán a las comunidades autónomas, de ahí que la Junta de Andalucía cuente con más tiempo y holgura para diseñar los suyos. No obstante, este año se plantea el problema político de un Gobierno en minoría que necesita el apoyo de uno de los partidos de la oposición. Si no hubiera presupuesto y se tuvieran que prorrogar los actuales, no podrían aplicarse las subidas a los empleados públicos ni los ajustes fiscales, una situación que llama al acuerdo, al menos con la formación naranja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios