La Junta rechaza los nuevos límites de Marbella con Benahavís

  • Los socialistas denuncian los intereses personales de la alcaldesa en este cambio

La Junta no permitirá que se ejecute el expediente de deslinde entre Marbella y Benahavís si constituye una alteración de los límites municipales. Así lo aseguró ayer la consejera de Gobernación, Clara Aguilera, al responder a una pregunta del PSOE-A en el Parlamento. Sobre el nuevo deslinde de la ciudad pesan las acusaciones de la oposición (PSOE e IU) de supuestos intereses por parte de la alcaldesa, Ángeles Muñoz (PP), dado que la operación afectaría a terrenos que son propiedad de sociedades gestionadas por su marido y su cuñado e, incluso, a su actual residencia.

Aguilera explicó que la normativa autonómica que regula la demarcación municipal de Andalucía establece que las líneas de deslinde ya definidas son "inamovibles salvo en casos excepcionales, algo que no ocurre en esta ocasión". Para la Junta, "no quedan establecidos con claridad los motivos del cambio de límites del deslinde", que datan de 1873 y que el Instituto Cartográfico de Andalucía ratificó en 2007 "sin que nadie dijera nada", afirmó. La Junta ha solicitado al Consistorio marbellí información complementaria para aclarar el expediente.

El portavoz del equipo de Gobierno de Marbella, Félix Romero, contestó que el PSOE ha cambiado su discurso porque "no sabe salir de la falsa polémica creada". "Resulta curioso que ahora no hablen de enriquecimiento de la alcaldesa y que hayan modificado sus acusaciones porque saben que tendrán que rendir cuenta de sus falsedades ante los tribunales", apuntó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios