La Línea empieza las obras para gravar los vehículos que entren a Gibraltar

  • El alcalde de La Línea pretende que abonen un impuesto especial los que quieran acceder al peñón para "cubrir las necesidades del municipio".

Comentarios 41

El Ayuntamiento de La Línea de la Concepción (Cádiz) ha puesto en marcha hoy los primeros trabajos que posibilitarán la implantación de un peaje, que denominan "tasa de congestión", a los vehículos que crucen la frontera que separa este municipio de la colonia británica de Gibraltar.

Las obras que han comenzado consisten en la colocación de un bordillo de ladrillos que separará el carril de acceso a Gibraltar del que conduce al centro de la ciudad, según fuentes municipales.

El mismo día en que comenzaban estos trabajos, el consejero andaluz de Gobernación, Luis Pizarro, acusaba en Cádiz al alcalde de La Línea, Alejandro Sánchez (PP), de "intentar chantajear al Estado" a través de esta medida.

Sánchez ha afirmado que lo que él denomina "tasa de congestión" y que proyecta empezar a cobrar el próximo mes de octubre, pretende cubrir las "necesidades estructurales que sufre el municipio".

El alcalde de esta ciudad fronteriza con Gibraltar, en la que viven casi 65.000 personas, anunció su intención de cobrar el peaje el pasado 19 de julio y dos días después se reunió en Madrid con el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, al que informó de su decisión.

Según Sánchez, el principal objetivo del peaje es "compensar los 30 millones de euros que se le deben a La Línea desde el bloqueo de la carta económica especial en 2003".

El desarrollo del plan, presentado por el alcalde el pasado lunes, contempla la reordenación del tráfico de la carretera N-351, que llega a La Línea desde Algeciras, en el tramo que discurre desde la entrada a la ciudad hasta la línea fronteriza.

La carretera, que es de titularidad estatal, está dividida en dos carriles, uno de los cuales llega directamente hasta la frontera, mientras que el segundo conduce al centro de la ciudad.

El proyecto supondría desviar el tráfico hacia calles del centro de la ciudad, de titularidad municipal, y recuperar así "para los linenses" el carril de acceso a Gibraltar, ya que Sánchez considera que el municipio "no ha recibido compensación alguna por su uso exclusivo como enlace con la frontera".

El precio máximo para los turismos y vehículos de menor envergadura sería de cinco euros, mientras que la tasa para los vehículos pesados está sin concretar aunque, según Sánchez, "sería la más radical para los camiones que transportan materiales para los rellenos que efectúa Gibraltar en la zona este".

El portavoz de la asociación de trabajadores españoles en Gibraltar Ascteg, Juan José Uceda, ha anunciado hoy que el colectivo prepara una campaña de recogida de firmas contra el peaje.

Ascteg es, junto a Citipeg, el colectivo más representativo de los cerca de 4.000 españoles que trabajan en el Peñón.

A estas críticas, se une la del gobierno gibraltareño, que el pasado martes calificó de "inaceptable en términos legales y políticos" la imposición de una tasa para los vehículos de visitantes que crucen la frontera desde La Línea.

El proyecto del alcalde linense sí cuenta con el apoyo del presidente del PP-A, Javier Arenas, que ha culpado de la situación al Gobierno y que lo que está haciendo el alcalde es defender con la máxima honestidad el interés general de sus vecinos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios