Ministras de la UE reclaman la igualdad "real" frente a la "formal"

  • La cumbre de dirigentes femeninas que se celebra en Cádiz exige más representación

Comentarios 3

Ayer se celebró en Cádiz la segunda Cumbre de Mujeres en el Poder. La reunión culminó con la firma de la Declaración de Cádiz, un documento marco de trabajo por el que las 23 ministras de 17 países de la UE renovaron su compromiso con la lucha por el desarrollo de la mujer. Cádiz, vinculada desde 1812 al germen del liberalismo queda ligada desde ayer y "para siempre a la conquista de la igualdad efectiva" en la sociedad.

Este espíritu, y las conclusiones del encuentro, quedaron plasmados en la llamada Declaración de Cádiz, un documento que reconoce los avances en estas dos últimas décadas, pero advierte del déficit de representación en la vida pública y las discriminaciones que padece aún hoy en día la mujer. Contra ello, el pacto, suscrito por todos los países asistentes, enumera siete compromisos: propiciar una participación equilibrada de ambos sexos en los órganos de poder; promover la corresponsabilidad en el hogar; trabajar para que la igualdad de género sea una prioridad política; incorporar políticas de trasversalidad y acciones con perspectivas de género como respuesta a la crisis; prevenir la discriminación y explorar la posibilidad de celebrar nuevas cumbres.

Una causa "ética y épica", según la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que invitó a "construir el siglo de la igualdad entre todos y todas". Aído consideró que en la actualidad se puede hablar ya de una paridad "formal", pero hay que avanzar hacia una "real y efectiva, porque la igualdad que no es real no es igualdad". "Es una obligación irrenunciable" y la política debe ser "el espejo en el puedan mirarse otras organizaciones". Una alusión que dirigió especialmente al poder económico y empresarial, "la gran asignatura pendiente" porque, según detalló, sólo hay un 10% de mujeres en las empresas cotizadas de la UE y un 3% en puestos de dirección. Una realidad que contrasta con el nivel de cualificación alcanzado, ya que ellas suponen el 60% de los titulados "y con mejores expedientes".

La ministra para las mujeres y presidenta de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, Harriet Harman, elogió "la pasión y el compromiso del que Aído" hizo "gala". Dos cualidades que, afirmó, deben tener continuidad en su impulso, "porque es fundamental para garantizar los derechos humanos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios