Muere un joven de Chipiona al volcar el bote en el que pescaba

  • Estaba con otros dos amigos intentando colocar una red cuando la embarcación se dio la vuelta; dos horas y media después, el mar devolvía a tierra su cadáver

Fueron dos horas y media de angustia que terminaron de modo trágico, con la aparición de su cadáver, que fue devuelto a tierra por el mar.

Miguel Ángel Jurado Valladares, un joven de Chipiona de 28 años de edad, perdió la vida ayer al volcar el bote en el que salió con dos amigos, pese al fuerte temporal reinante, a buscarse la vida. A pescar, una actividad a la que ninguno de los tres se dedica de modo oficial, pero que, en estos tiempos de crisis y desempleo forzoso, se ha convertido en no pocas localidades en una forma de buscarse el sustento.

Poco después de las once de la mañana, y cuando al parecer los tres jóvenes (pertenecientes a familias con escasos recursos de la localidad, explicó el alcalde, el socialista Manolo García) estaban tratando de colocar una red en la costa chipionera, entre Punta Montijo y el puerto deportivo, la modesta embarcación, de unos tres metros de eslora, volcó, cayendo los tres al agua.

Dos de los jóvenes lograron llegar a la orilla por sus propios medios, siendo trasladados posteriormente al Hospital Virgen del Camino de la localidad sanluqueña, para ser atendidos.

En esos momentos, eran en torno a las 11,30 horas de la mañana y se activaba la alerta.

Rápidamente, se activó un dispositivo de búsqueda y rastreo en toda la zona por parte de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civil. Hasta allí se desplazaron la Salvamar Suhail y el remolcador Ibaizabal 2, de Salvamento Marítimo, el Alcotán IV de Pesca Marítima y una patrullera de la Guardia Civil, al tiempo que desde la Base de Rota despegaba un helicóptero para sumarse al dispositivo montado desde el aire. También se dirigió hacia la zona un equipo del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil para participar en la búsqueda.

Las horas pasaban y Miguel Ángel no aparecía. Hasta que, unas dos horas y media después, al filo de las dos de la tarde, agentes de la Policía Local de Chipiona localizaban en tierra su cuerpo, que fue devuelto por el mar a la playa de Micaela, situada a la espalda del puerto deportivo, en dirección hacia Sanlúcar. El hallazgo del cuerpo puso fin al dispositivo de búsqueda emprendido por Salvamento Marítimo y Guardia Civil.

El suceso ha causado una honda consternación en la localidad, aseveró el alcalde, por tratarse de un joven "muy querido y muy amigo de sus amigos. Era una persona conocida y apreciada".

Nadie se explica cómo los tres jóvenes, que carecen de experiencia en el arte de la pesca, decidieron adentrarse ayer en el mar, en una jornada con fuerte temporal que mantuvo amarrada a puerto a la flota local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios