Nace un bebé libre de una enfermedad congénita y capaz de curar a su hermano

  • Javier vio la luz el día del Pilar · Su cordón umbilical dará una oportunidad a Andrés, afectado por una grave dolencia

Comentarios 23

Javier, el primer niño libre de una enfermedad hereditaria (beta-Talasemia major) y capaz de curar a su hermano mayor mediante las células madre de su cordón umbilical, nació el día del Pilar en el Virgen del Rocío. Con pocas horas de vida el pequeño Javier se ha convertido ya en un héroe. Su hermano mayor, Andrés, tiene seis años y padece una anemia congénita severa, una grave enfermedad que limita su esperanza de vida a los 35 años y le obliga a someterse a transfusiones de sangre cada quince días. El trasplante de células del cordón umbilical de su hermano recién nacido, que es idéntico inmunológicamente y por tanto compatible al 100%, dará una alternativa de curación a Andrés. El éxito de la terapia es del 90%.

Este hito ha sido posible en el Virgen del Rocío gracias a 31 profesionales médicos y 14 investigadores que han trabajado durante más de dos años para lograr que Javier nazca. Sus padres, Soledad y Andrés, optaron por el Diagnóstico Genético Preimplantatorio, una técnica que les ha permitido tener un hijo sano y con idéntico perfil de histocompatibilidad que Andrés, es decir, el donante idóneo para su hermano enfermo.

El director de la Unidad Genética, Reproducción y Medicina Fetal del hospital, Guillermo Antiñolo, explicó ayer que durante 15 meses los especialistas realizaron análisis genéticos a embriones obtenidos por fecundación in vitro para seleccionar a los que estaban libres de la enfermedad hereditaria. "Cuando el preembrión tiene ocho células, mediante una técnica láser, se extraen dos células para su análisis", señaló Antiñolo.

Los investigadores seleccionaron los embriones que no portaban las mutaciones que provocan la enfermedad y que además son compatibles con el hermano mayor. "De 16 embriones se suelen seleccionar tres", añadió el experto. Y tras todo el proceso de reproducción in vitro, a los nueve meses, ha nacido Javier. Se trata de una opción reproductiva posible desde que en 2006 se aprobó la Ley de Reproducción Humana Asistida. Hasta entonces las familias españolas tenían que acudir a países extranjeros para poder optar a esta alternativa.

Un equipo procedente del banco de cordón umbilical de Málaga se trasladó el domingo al Virgen del Rocío y comprobó que el tejido del parto es compatible y se encuentra en perfecto estado. El cordón umbilical de Javier permanecerá en Málaga, bajo el sistema de conservación que requiere, hasta el trasplante de Andrés.

Los especialistas prevén que el pequeño Andrés recibirá las células madre del cordón de su hermano en un plazo de dos meses, una vez que se recupere su madre, que dio a luz por cesárea.

El jefe del servicio de Hematología, Álvaro Urbano, explicó que la enfermedad que sufre Andrés tiene alta incidencia en los países mediterráneos y asiáticos. "Los niños que padecen beta-Talasemia major viven prácticamente en el hospital porque tienen que someterse cada cierto tiempo a transfusiones sanguíneas", explicó Urbano. Hoy en día la única alternativa para esta enfermedad es el trasplante de médula ósea. "En el mundo existe 11 millones de personas dispuestas a donar su médula ósea, el problema radica en encontrar a un donante compatible", incidió Urbano. Para que esta terapia sea efectiva y viable, el trasplante tiene que ser al 100% compatible con el receptor.

Beta-Talasemia major es una grave enfermedad de la sangre que provoca problemas al organismo para fabricar hemoglobina, el componente de los glóbulos rojos encargado de transportar oxígeno. Este problema obliga a los pacientes, desde la lactancia, a acudir periódicamente al hospital para someterse a las transfusiones de sangre.

"Las continuas transfusiones provocan depósitos de hierro en el corazón que terminan generando problemas añadidos al enfermo ", indica el especialista. La forma de muerte más común en estos enfermos son las complicaciones cardiacas causadas por la acumulación de hierro.

Con el nacimiento de Javier, el pequeño Andrés emprenderá en los próximos meses el único camino, que hoy en día, le permitirá dejar de acudir al Hospital Punta de Europa de Algeciras para las transfusiones sanguíneas. Los especialistas avanzan que una vez que se realice el trasplante de las células del cordón, a los tres meses, el paciente deja de sufrir la enfermedad y aumenta su esperanza de vida, como la de cualquier persona sana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios