Del Nido elude la cárcel porque la Audiencia no constata riesgo de fuga

  • Los acusados en el caso Minutas seguirán en libertad sin necesidad de depositar fianzas · El tribunal indica que no podrán reincidir en los delitos porque ya no están en Marbella

El abogado y presidente del Sevilla FC, José María del Nido, y el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz seguirán como hasta ahora: en libertad y sin necesidad de aportar ninguna fianza económica que garantice el cumplimiento de la sentencia del caso Minutas. La Audiencia Provincial de Málaga no ve peligro de fuga ni de reincidencia. La Fiscalía Anticorrupción había reclamado el ingreso en prisión de ambos y de Juan Antonio Roca, Modesto Perodia y Esteban Guzmán Lanzat porque podían fugarse. Además, advertía que Del Nido podría reincidir cobrando sin justificación minutas en otros ayuntamientos como ya hizo en Marbella entre 1999 y 2003.

Pero el tribunal que preside el magistrado Carlos Prieto considera que no existen tales riesgos y únicamente mantiene las medidas cautelares mínimas que había acordado el juez de instrucción del caso: comparecencia ante la autoridad judicial cuando sean citados, comunicación de los cambios de domicilio y teléfono e informar de las salidas que realicen fuera del país.

En un auto notificado ayer, la sala precisa que, aunque Del Nido y Muñoz hayan sido sentenciados a siete años y medio de cárcel, "un condenado no es un probable reincidente o prófugo mientras que no se pruebe lo contrario". Entiende que, a falta de que el Tribunal Supremo se pronuncie, siguen amparados por el principio de presunción de inocencia y resalta que la Fiscalía "no ha propuesto ningún medio de prueba" que concrete el riesgo de fuga y justifique medidas cautelares como el ingreso en prisión o el depósito de una fianza que garantice la responsabilidad penal. Sin embargo, las defensas sí han "aportado datos y documentación suficiente" para probar el arraigo familiar y social de los condenados.

En términos generales, el peligro de la huida "siempre existe" y "nunca puede descartarse la posibilidad de que un condenado opte por intentar ponerse fuera del alcance de la Administración de Justicia", matiza el tribunal, que entiende que el ingreso en prisión es una medida demasiado restrictiva y en ese sentido desproporcionada. La Audiencia minimiza el peligro de fuga porque durante la tramitación del procedimiento y el juicio las acusaciones pidieron hasta 30 años de cárcel sin considerar necesaria ninguna medida cautelar.

Para Anticorrupción también existía riesgo de reincidencia y señalaba expresamente a Del Nido y a su trabajo en otros ayuntamientos de Sevilla. Sin embargo, el auto recoge que ninguno de los nueve condenados tiene causas penales abiertas después de que abandonaran su relación con el Ayuntamiento de Marbella. "Ninguno de ellos se encuentra en situación de repetir las conductas delictivas", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios