El PP aparta el debate de nombres de su congreso y se centra en la crisis y el paro

  • El objetivo, según Cospedal, es generar "confianza" en la ciudadanía y mostrar un partido "unido" y que da "soluciones · Arenas recalca que la elección de Andalucía prueba que es una "prioridad" para los populares

Comentarios 2

El PP tiene las encuestas a favor para las elecciones autonómicas del 25-M y no quiere que le reste puntos el Congreso Federal del PSOE, en el que se elegirá a su nuevo secretario general, y que los socialistas plantean como el punto de inflexión para el inicio de la remontada. La estrategia pasa por desvincular su congreso nacional -Sevilla, del 17 al 19 de febrero- del debate de nombres y apellidos y de las luchas internas por el poder, para presentar a un partido volcado en la lucha contra la crisis y el desempleo, con el valor añadido de que ahora es quien está al frente del Gobierno central. De ahí la elección de Andalucía para celebrar el cónclave ya que, aparte de la proximidad de la cita electoral, es hoy por hoy la comunidad más castigada por una crisis rayana en la recesión y que arrastra a la cola del paro a 1,2 millones de andaluces.

Amén del objetivo de generar "esperanza" fuera del partido, la clave interna de este congreso pasa por la renovación de las estructuras del PP y la consolidación del proyecto político. El organigrama, como explicó ayer la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, tiene que adaptarse a esa realidad en la que los populares no sólo ahora están al frente del Gobierno, sino que también tiene de muchos ayuntamientos. En cuanto al contenido político, sólo hay un reto: ideas para garantizar la recuperación económica y la creación de empleo, lo que conlleva generación de "confianza" en que España tiene los instrumentos para superar la coyuntura actual. De acuerdo con este planteamiento se ha diseñado el eslogan de este congreso: Comprometidos con España.

En el PP son conscientes de que la proximidad de su congreso con el socialista -sólo 15 días- hace inevitable la comparación. Cospedal se adelantó inclinando la balanza hacia la fortaleza y la unidad que ofrece el PP, tejidos en torno a un líder como Mariano Rajoy, que desde el Gobierno está haciendo reformas y "diciendo la verdad", y sin poner en jaque aquellas políticas sociales "que sean viables". Todo lo contrario que el PSOE, cuyo debate redujo a la simple elección entre dos nombres, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, que son candidatos que fueron "influyentes" en el anterior Gobierno de Rodríguez Zapatero, y por tanto, corresponsables de la situación del país.

El peso específico de Andalucía en este congreso no sólo se medirá en que el PP lo marque electoral, económica y laboralmente como "prioridad". Habrá una "comunicación" específica sobre su futuro -habrá otra sobre el Bicentenario de La Pepa-, ahora que se cumplen 30 años de sus primeras elecciones autonómicas, y que el presidente del PP-A, Javier Arenas, aplaudió porque servirá para poner sobre la mesa "ideas" y "soluciones" y corregir ese balance "terrible" que es que Andalucía sea récord nacional y europeo de paro.

A este cónclave popular está prevista la asistencia de 3.172 compromisarios, de los 2.500 son elegidos y otros 622 son miembros natos, 40 son representantes del PP en el exterior y 10 de la comisión organizadora. El trabajo girará en torno a a cinco comisiones a las que ya se han presentado 1.480 enmiendas.

El modo en el que el PP quiere visualizar su austeridad será en la puesta en escena. Se reciclarán los decorados empleados en la anterior campaña electoral y en otros congresos. También se habilitará un espacio para una exposición fotográfica y audiovisual sobre el fundador del PP, Manuel Fraga, fallecido el pasado 15 de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios