El PP más poderoso se pasea antes de iniciar el asalto andaluz

  • El Congreso popular comienza hoy sin fricciones ni debates sobre relevos en la cúpula del partido, sólo con la vista puesta en aupar a un nuevo barón territorial: Javier Arenas

Comentarios 5

Posiblemente, la historia del 17 Congreso nacional del PP que se celebra hasta el domingo en Sevilla pueda escribirse antes de su inicio. Los populares llegan a la cita en un clima de tranquilidad aparentemente inalterable logrado tras vencer (por goleada) en las últimas convocatorias electorales.

A contrario de lo sucedido hace dos semanas en el Congreso del PSOE donde salió elegido secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba, la situación interna del partido hace prever que no existan fricciones ni disputas entre sus dirigentes y que el congreso, o reunión popular, sirva para defender las reformas que va a impulsar el Gobierno, que considera imprescindibles a pesar de su envergadura y de sus efectos sociales, y sobre todo para impulsar la candidatura del presidente del PP andaluz, Javier Arenas, a la Presidencia de la Junta.

En este momento en el que el PP acumula el mayor poder de su historia, con el Gobierno central, el de trece comunidades autónomas, así como las alcaldías de la mayoría de las ciudades, se espera que no falte nadie a este congreso que se celebra tres meses después del triunfo del 20N.

Por el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla pasearán ministros, presidentes autonómicos y alcaldes. Tampoco faltará al cónclave el ex presidente del Gobierno José María Aznar, después de que hace cuatro años, en Valencia, marcase distancias con el hoy presidente Mariano Rajoy. Más dudosa es la asistencia del ex presidente valenciano Francisco Camps, que daría algo de aliciente al encuentro.

Un conato de polémica se abrió con la ponencia sobre el reconocimiento de los derechos de los homosexuales, cuestión que se cerró ayer con una ponencia única.

Aunque aún hay que cerrar algunos flecos de redacción, la idea es que los textos de las ponencias que se ratifiquen en el cónclave de la capital andaluza ofrezcan el mismo texto, y éste propondrá defender los derechos de los homosexuales y dejar claro el rechazo del partido a su discriminación.

El foco de interés posiblemente se dirija a acontecimientos externos y a posibles noticias económicas antes que a cuestiones internas como la elección de los miembros de la dirección. Está garantizada la continuidad de Rajoy en la presidencia del partido y la de María Dolores de Cospedal en la secretaría general.

Previsiblemente De Cospedal se rodeará de tres o cuatro cargos importantes, entre los que figurarán Javier Arenas y Esteban González Pons. Como novedad, el PP prevé nombrar a un coordinador general, aunque la tendencia es la de componer un entramado de coordinadores más reducido y ligero que el actual. Hasta ahora la estructura ha incluido a tres vicesecretarios, ocho coordinadores y siete secretarios de área.

Un hueco importante tendrá la visualización de la fuerza del PP andaluz, de cara a las elecciones autonómicas. En el congreso habrá una mesa de debate exclusivamente sobre Andalucía.

Los asistentes debatirán desde mañana más de mil enmiendas (algunas ya han sido transaccionadas e incorporadas) que se han registrado a las cinco ponencias: Estatutos, Política, Económica, Social y Política Exterior. En el acto también tomará la palabra la candidata del PP a la Presidencia del Principado de Asturias, Mercedes Fernández, que también tiene su propio 25M.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios