El PP ve en las reformas de Rajoy una baza para que Arenas gane el 25-M

  • Creen que le beneficia la imagen de un Gobierno "rápido" y "valiente" en la toma de decisiones respecto al modelo del PSOE marcado por el "inmovilismo" · El líder del PP-A promete una nueva ley de autónomos

Comentarios 7

El PP tiene claro que la batería de reformas acometidas por Mariano Rajoy en los dos meses escasos que lleva al frente del Gobierno, lejos de perjudicar a la candidatura de Javier Arenas para presidir la Junta, constituyen toda una baza para la consulta autonómica del 25-M. A pesar de que algunas son contradictorias respecto a su programa electoral, como la subida de impuestos, y otras como la reforma laboral van a sacar el próximo domingo a los sindicatos a la calle, en el PP creen que la celeridad en adoptar medidas juega a favor del candidato andaluz porque son la clara expresión de una forma de gobernar contrapuesta al "inmovilismo y el despilfarro" que achacan al PSOE, en especial, en Andalucía, donde llevan 30 años al frente de la Junta.

Como explicó ayer la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, los andaluces pueden ver a mes y medio de las elecciones que sus siglas son el sostén de un Gobierno "valiente" que "hace tiene lo que tiene que hacer" para salir de la crisis y luchar contra ese desempleo que en Andalucía arrastra a un millón de personas. En definitiva, es "una buena baza" para el PP-A, que reforzó Arenas, resaltando que "nunca" un gobernante, en alusión a Rajoy, ha hecho "tantas reformas en un periodo tan corto de tiempo". Y él quiere seguir sus pasos. De hecho, el pasado jueves apuntaba en esa dirección en un acto de partido, marcando como reto "hacer lo que está haciendo Rajoy en Andalucía" , ya que era la única vía para sacar a la comunidad de las "cenizas del paro, de la crisis y de los abusos".

Pero si lo que se está coordinando desde La Moncloa beneficia al PP-A, y eso que aún no han llegado los grandes gestos del Gobierno a Andalucía -tal vez a la espera de administrar los tiempos y que esté más cerca la cita con las urnas, aunque ha habido algunos, como la reforma de la ley de Costas para favorecer a los chiringuitos-, más aún lo es la guerra interna desatada en el PSOE-A. Tras cerrar un proceso de confección de candidaturas al Parlamento sin obstáculos y con unanimidad, sólo queda rentabilizar esa imagen. Un partido "profundamente cohesionado" con capacidad para "cambiar el rodillo por un gran puente de diálogo" con toda la sociedad es lo que vendió Arenas.

Esa solidez y esa unidad, según el líder del PP-A, se da tanto a nivel nacional como andaluz, lo que permite a todo el engranaje del partido dedicar "el cien por cien" de su tiempo a solucionar los problemas de la ciudadanía, haciendo frente "al terrible enemigo que supone la crisis y el paro". Así, recalcó que Andalucía atraviesa la etapa de "mayor desigualdad social" y ante ello, insistió en que el objetivo del PP nacional y andaluz pasa por que ningún andaluz tenga menos oportunidades que quienes viven en otros territorios. Y aprovechando que presidía al reunión del Consejo de Dirección del Congreso de los Diputados del PP en Carmona, añadió que el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso tiene "al menos uno de sus ojos" pendiente de Andalucía.

Prueba de ese apoyo la encontró de inmediato en el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, que brindó respaldo "desde la primera línea" ese cambio, "empujando y poniéndolo todo de nuestra parte". "Andalucía es imprescindible para España y una punta de lanza para su recuperación", añadió. Alonso consideró que para que esta comunidad esté en esa avanzadilla lo que hace falta es un proyecto político basado en cuatro pilares fundamentales: "cohesión, coherencia, propuestas y liderazgo". Y en su opinión, ese proyecto lo encabeza Arenas, frente a un Gobierno actual "atrapado en sus mentiras".

Amén de estos factores externos para lograr votos, el PP también quiere ir avanzando programáticamente de cara al electorado. Como anticipo de algunas de las medidas que ese gobierno "del cambio" pondría en marcha de ganar tras ganar las elecciones, Arenas quiso despertar la "ilusión" anunciando una ley de Transparencia y Buen gobierno, donde quede regulado el derecho de los andaluces a que cuenten con toda la información pública que crean conveniente. Esa norma iría acompañada de la puesta en marcha de un Código de Buenas prácticas. En un guiño a uno de los sectores más perjudicados por la crisis, los autónomos, el PP también maneja la redacción de una nueva ley de autónomos y de emprendedores, que daría la vuelta a la aprobada por el Parlamento andaluz el pasado 14 de diciembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios