El PSOE deja sola a Castillo y dice no al parque natural en Beturia

  • El secretario provincial de Huelva dice que "no está en la agenda de la Junta" · La consejera de Medio Ambiente iba a presentar hoy el proyecto para la comarca

La Consejería de Medio Ambiente tenía previsto presentar hoy el proyecto para convertir la comarca transfronteriza onubense de Beturia en parque natural. Una propuesta que, de momento, nace viciada por la contestación de los sectores productivos de la zona que ven la idea como una rémora para el desarrollo más que como una oportunidad de futuro. Nada más comprobar la amplia contestación social que suscita la idea y otros daños colaterales vinculados al desarrollo de la comarca, el secretario provincial del PSOE de Huelva, Mario Jiménez, se apresuró a afirmar ayer que tal declaración de Beturia como parque natural "no está en la agenda de los próximos años y que en el caso de llevarse a cabo se haría por consenso".

Sus palabras contrastan con la intención de su compañera en el PSOE de Huelva y titular de Medio Ambiente, Cinta Castillo, que incluso había preparado un desplazamiento de periodistas a la zona, como informó el pasado miércoles su gabinete de prensa. La convocatoria fue sustituida ayer por la "presentación de un centro de interpretación de la presa del Chanza". Éste era el planteamiento de la Consejería pero no el de Jiménez.

El dirigente socialista insistió ayer tarde en que "la iniciativa está muy alejada en el horizonte ya que no es el planteamiento del PSOE ni el de la Junta", a lo que añadió que esta declaración "vendría detrás de los pasos necesarios que establece el sentido común y la ley, aunque no está en la agenda inmediata", matizó. Según Jiménez, Beturia fue declarada Lugar de Interés Comunitario (LIC) por lo que cuenta "con una protección especial".

También apuntó que "es una fase en la que hay que clarificar algunas de las cuestiones que garanticen el desarrollo sostenible del territorio, relacionadas con aspectos cinegéticos o energéticos", entre otros, de manera que "cuando todo este panorama esté despejado habrá que plantearse ese paso".

Se da la circunstancia que Beturia acoge varios proyectos energéticos de vital importancia para Andalucía por lo que la declaración podría chocar con la legalidad de su desarrollo y afectar a las plantas que acaba de comprar la compañía Iberdrola a Gamesa.

La conexión energética hispano lusa de alta tensión también crearía servidumbres y Beturia podría afectarla. De momento, se ha concluido el cable que conecta Guillena y Puebla de Guzmán y resta el cruce fronterizo, responsabilidad de Red Eléctrica Española. También están pendientes de definición las 10.000 hectáreas de regadío de la Hacienda Carrión.

Ante las noticias del parque natural, 200 titulares de explotaciones agrícolas, ganaderas y colectivos de regantes transmitieron a Asaja días atrás, su inquietud ante el proyecto de la Junta. Al mismo tiempo que desde Asaja se solicita información, desde la Federación Onubense de Empresarios se ha pedido a Medio Ambiente la elaboración previa de una ficha de impacto socioeconómico.

Tampoco se conoce la opinión de los alcaldes ante lo que se considera "un anuncio repentino". Estos fueron convocados de urgencia por el delegado del Gobierno andaluz en Huelva a una reunión cuando antes habían sido llamados a un encuentro con los sectores productivos. La Junta ha incluido de momento en su diseño siete términos municipales aunque el futuro parque comprenderá parte de las tierras de Ayamonte y Lepe así como Paymogo y Puebla de Guzmán. En total 50.000 hectáreas.

El caso es que la declaración de otros parques naturales en Huelva, como el de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, se hizo después de una serie de encuentros y reuniones con los alcaldes y los sectores productivos. Y en el caso de Beturia se anunció su creación antes de pedir la opinión de los vecinos.

Los agricultores, regantes y ganaderos también prevén un aumento de la burocracia, un asunto mayor ya que retrasa y complica el desarrollo del laboreo ganadero, agrícola y cinegético. A estos recelos se añade la política urbanística, que en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche está causando verdaderos quebraderos de cabeza a una población que asiste asombrada al envío de cientos de sanciones desde los ayuntamientos.

50.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios