Patrulleras de Gibraltar hostigan a un buque oceanográfico español

  • El gobierno de la colonia británica tilda de "inaceptable" la incursión del 'Ángeles Alvariño'

Comentarios 2

Patrulleros de la Royal Navy y de la Royal Gibraltar Police hostigaron ayer al buque oceanográfico español Ángeles Alvariño, que se encontraba en aguas próximas a Gibraltar dentro de una investigación científica en la Bahía de Algeciras y tuvo que ser protegido por la Río Tormes de la Guardia Civil. El Ángeles Alvariño es un buque de investigación oceanográfica, perteneciente al Ministerio de Economía, y que desde hace cinco años forma parte de una campaña llamada Stoca que investiga las masas de agua que entran y salen del océano Atlántico y el mar Mediterráneo.

El de ayer fue un nuevo capítulo de la tensión que se vive en la Bahía de Algeciras entre británicos y españoles, pero en este caso especialmente largo y complicado. El protagonista fue además un buque de investigación científica que estaba inspeccionando en aguas españolas y europeas.

Todo comenzó alrededor de las 11.00 horas, cuando el buque HMS Sabre de la Royal Navy se aproximó a la nave española para instarle a que abandonara la zona en la que se encontraba, al oeste de North Mole, alegando que ésta es una zona marítima que Gibraltar reclama como propia. El Ángeles Alvariño se negó y continuó realizando su trabajo, por lo que las fuerzas británicas respondieron añadiendo una patrullera de la Royal Gibraltar Police, la Sir Adrian Johns, que también le invitó a que abandonara la zona. El buque español se negó de nuevo para continuar con su trabajo.

La tensión creció conforme el incidente se fue prolongando, hasta tres horas, en distintos puntos de la Bahía de Algeciras a los que el buque español se iba desplazando dentro de sus tareas seguido por los gibraltareños, que llegaron a perseguir al Ángeles Alvariño hasta Campamento.

El hostigamiento provocó la intervención de la patrullera Río Tormes de la Guardia Civil, que llegó aprisa para tratar de garantizar que el buque oceanográfico pudiera realizar su trabajo con normalidad, algo que añadió más tensión al enfrentamiento.

Finalmente, alrededor de las 14.00 horas, el Ángeles Alvariño se desplazó hacia el este, hacia la zona de Sotogrande, alejándose de las aguas en conflicto, lo que permitió que tanto la patrullera de la Guardia Civil como las de Royal Navy y Royal Gibraltar Police regresaran a sus puertos, poniendo fin al incidente.

El Gobierno de Gibraltar consideró "inaceptable" el episodio. "Esta incursión marca el comienzo de la época estival, en la que, tradicionalmente, el Gobierno español utiliza a Gibraltar como una distracción para desviar la atención de sus problemas internos. Puesto que éste es un año electoral en España, no parece que vaya a ser diferente", afirmó en un comunicado el ejecutivo de la colonia británica que preside Fabian Picardo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios