Piden 7 años de cárcel para el acusado de asestar 35 hachazos a la empleada de un salón de juegos

  • Lixong H., un ciudadano chino de 38 años, dejó herida de extrema gravedad a la joven, quien sufre como consecuencia de la brutal agresión una discapacidad reconocida por la Seguridad Social de hasta el 88 por ciento

Comentarios 2

El Ministerio Público solicitó hoy siete años de prisión para Lixong H., un ciudadano chino de 38 años que en marzo de 2006 supuestamente asestó hasta 35 hachazos en la cabeza y los brazos a una empleada de un salón de juegos ubicado en Garrucha (Almería), a la que abandonó herida de extrema gravedad y que sufre como consecuencia de la brutal agresión una discapacidad reconocida por la Seguridad Social de hasta el 88 por ciento.

En el trámite de informes de la vista oral celebrada en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, el fiscal rebajó en 24 meses la pena por un delito de homicidio en grado de tentativa al aplicar tras la práctica de la prueba pericial forense la atenuante de ludopatía en el procesado, quien reconoció ante la sala ser el autor de los hechos que achacó a una supuesta deuda de 400 euros contraída con la víctima.

Lixong H., natural de la ciudad china de Zhejiang aunque con residencia en Garrucha, se personó a las 07,00 horas del 3 de marzo de 2006 en el salón de juegos, propiedad de la hija de la mujer agredida, A.N.G., quien entonces tenía 57 años y con la que ya había tenido roces previos debido a que continuamente pedía dinero para poder seguir apostando en el local, donde se calcula llegó a perder cerca de 3.000 euros.

Según depusieron los forenses durante la vista oral y consta en la secuencia grabada por las cámaras de seguridad del establecimiento, el acusado atacó por la espalda a A.N.G. y le causó con un hacha de cocina entre 35 y 40 heridas inciso-contusas que afectaron a zonas vitales como la cabeza además de alcanzarle en los brazos mientras la víctima intentaba protegerse de la agresión ya tendida en el suelo, lo que le provocó la pérdida de tres falanges de la mano derecha.

Mientras que ella «chillaba» en busca de socorro, Lixong H. tiró el arma y salió al exterior del salón de juegos y, tras mirar a derecha e izquierda para cerciorarse de que no había nadie en las inmediaciones, echó el cierre y emprendió la huida. No obstante, pudo ser localizado horas más tarde gracias al testimonio de un testigo que hoy ratificó ante la sala que vio al acusado abandonar el local con las manos y las ropas manchadas de sangre.

La acusación particular, que calificó los hechos como asesinato en grado de tentativa con la agravante de abuso de autoridad, solicitó un pena de 14 años de prisión al estimar que concurren en la agresión los requisitos penales de alevosía y ensañamiento, además del pago de 452.134,16 euros en concepto de indemnización frente a los 142.690 que pidió el fiscal, a cuya calificación de adhirió el abogado de la defensa del procesado.

Según expuso en sala la letrada que representó a A.N.G., la agresión perpetrada contra su patrocinada fue de una "crueldad tan extrema" que en la vestimenta de Lixong H. se hallaron restos biológicos de la víctima al tiempo que señaló que se trató de una acción "perfectamente planificada", no justificable en la ludopatía que padece pese a lo cual pidió como condena alternativa la imposición de 12 años de cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios