El Plan de Uso Público define el futuro turístico del espacio natural de Doñana

  • El documento pretende ser una guía para convertir este parque en el principal destino de naturaleza de Europa, manteniendo los valores de conservación · Tendrá un vigencia por cuatro años prorrogables

Comentarios 5

El considerado como mejor ajedrecista de todos los tiempos, Bobby Fischer, solía hacer suya la frase de Frank Marshall de que es mejor tener un mal plan a carecer de él. La frase escenificaba la importancia de disponer de una estrategia clara a la hora de lograr y definir objetivos. El Plan de Uso Público (PUP) del Espacio Natural de Doñana, en el que trabaja la Consejería de Medio Ambiente, persigue precisamente esta finalidad.

En concreto, se trata no de un mero documento que burocratice la gestión del parque y su entorno, sino todo lo contrario; un proyecto que, como gusta definir al alcalde de Almonte, Francisco Bella, nace para "convertir a Doñana en el principal destino de naturaleza de Europa", gracias al diseño de una hoja de ruta que enumere las potencialidades de esta zona de la provincia de Huelva y sirva de timón a seguir.

Con este fin como horizonte se pretende "conseguir que los equipamientos, servicios y actividades de uso público, educación ambiental, ecoturismo y turismo activo sigan un planeamiento que garantice la calidad y la diversificación de su oferta, así como la optimización de los recursos públicos que en el mismo se emplean". Como punto de partida se trabaja con un primer borrador de 107 páginas que esperan que se vea enriquecido por el filtro social, a través de una sucesión de foros y jornadas de trabajo.

En ellas se han encontrado representados ciudadanos, empresarios y cualquier persona que, a título personal, estuviese interesado en aportar sus propuestas en diferentes campos trasversales al turismo y con un denominador común: la buena praxis en términos medioambientales.

Precisamente el objetivo es delinear actividades y estrategias con un mínimo impacto ambiental, estableciendo un modelo de gestión y equipamientos. De igual modo se pretende sensibilizar al público e incorporar nuevas tecnologías como herramienta de difusión y sensibilización para visitas virtuales y formular propuestas de futuro que rentabilicen un patrimonio natural que se extiende a lo largo de las 54.252 hectáreas que conforman el Parque Nacional de Doñana, las 53.835 del Parque Natural y las 7.450 que integran las zonas de protección. En definitiva, un enorme tesoro que ofrece inigualables oportunidades de negocio y que aún no se han explotado.

El Plan tendrá una vigencia de cuatro años, si bien tras este tiempo el documento establece que "el titular de la Consejería de Medio Ambiente podrá prorrogarlo o revisarlo", aunque la intención primigenia es que tenga un recorrido atemporal, lo que sin duda será un factor que marcará su éxito.

Durante las jornadas de trabajo, José Juan Chans, gerente del Espacio Natural de Doñana, consideró necesario definir una estrategia integral de turismo sostenible que, ante todo, sea capaz de "devolver la confianza al sector que opera en la zona". En este sentido escenificó su confianza en que las propuestas ciudadanas contribuyan a "consensuar un documento participado, abierto y flexible".

Precisamente Bella mantiene que los valores de conservación del medio no son antagónicos con la explotación turística y, por ende, no han de representar un freno en el desarrollo de este campo en el que una de las señas de identidad en la comarca es la calidad y la brillante connivencia con el legado natural que nos ha sido regalado.

Al hilo de ello, el edil ve necesario "evaluar y analizar en profundidad la oferta y demanda actual de Doñana de cara a los visitantes y turistas, reformulando nuevas propuestas" que los hagan líderes en Europa de este tipo de turismo. En base a todo lo enunciado, Almonte también ha reclamado a la Junta la creación de una comercializadora común para brindar en los mercados la oferta de la comarca de Doñana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios