Plan de urgencia para señores con corbata

  • Arenas describe la "realidad" andaluza con hipotecados en los comedores sociales

"Pide mucho", comentaba una de los más de 500 asistentes al acto que organizó ayer el PP andaluz con colectivos sociales llegados de todas las provincias andaluzas, madrugones de cuatro de la mañana para almerienses. El compromiso de Javier Arenas, presidente del PP andaluz, fue escuchar y traducir las peticiones a formato parlamentario, pero antes enumeró sus propuestas ante la crisis.

"Hace falta en Andalucía un gran plan de emergencia social, cada vez hay más personas que necesitan ayuda", demandó. En su descripción de la "realidad" andaluza, Arenas relató que en las pasadas navidades visitó varios comedores sociales. Allí no sólo tuvo la oportunidad de hablar con personas que "por desgracia están desarraigados socialmente", aseguró, sino también con "señores de corbata". "Antes que perder la vivienda o cambiar a mi hijo de colegio vengo aquí", recordó Arenas de las conversaciones con personas que ponen cara a las 300.000 familias sin ingresos en Andalucía.

La salida de la crisis, para la que el líder popular reclamó "esfuerzo y sacrificio", debe ser la primera tarea de los gobiernos y la oposición.

Ante un auditorio integrado por representantes de colectivos sociales, Arenas enumeró una decena de propuestas, entre ellas, la creación de una Ley de Servicios Sociosanitarios que reúna las prestaciones vinculadas a las pensiones, la inclusión social y la Ley de la Dependencia. El presidente del PP-A lamentó la falta de investigación de enfermedades raras o la ausencia de unidades específicas para epilépticos y demandó la creación en cada comarca de un centro de atención al alzheimer y otros para la atención a la población inmigrante. Y, si es presidente de la Junta, prometió que las subvenciones a los colectivos serán plurianuales para eliminar la "incertidumbre" y los "favores" políticos.

También pidieron los colectivos que el PP ha aglutinado en la plataforma Andalucía más humana. Su presidenta, Gelu Asensio, de una asociación de familiares de autistas, demandó ayudas para personas como su hijo, ausente por su enfado "al perder el Madrid contra el Sevilla". Le entendiera o no, seguro que le hubiera gustado ver a Íker Casillas, que salía unos minutos antes por el hotel. Sin corbata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios