La Policía desaloja a 45 alcaldes de IU encerrados en el Parlamento

  • Exigían a la Junta con su movilización el pago de planes de empleo a sus ayuntamientos.

Comentarios 1

La Policía Nacional desalojó ayer del Parlamento  a 45 alcaldes de Izquierda Unida que se habían encerrado para reclamar a la Junta el pago de los planes de empleo Emplea Joven y Emplea30+. No hubo incidentes. Poco después de las once de la noche, los regidores abandonaron el edificio escoltados por unos quince agentes. Entre los desalojados, además de los alcaldes, estaban el coordinador general de IU-CA y portavoz del grupo parlamentario, Antonio Maíllo, así como los otro cuatro miembros del grupo en la Cámara autonómica.

El desalojo vino precedido por la comunicación del presidente del Parlamento, el socialista Juan Pablo Durán, a la Mesa de la Cámara de que una vez que se levantara la sesión plenaria, que finalizó sobre las 21:30, "se cerrarían las instalaciones parlamentarias y no podría quedar nadie dentro".

La intención de los alcaldes era pasar la noche en el Parlamento encerrados, puesto que tras reunirse con la Junta en esta misma jornada las propuestas que les plantearon "no son satisfactorias ni responden" a sus demandas para el pago de los planes de empleo, explicó el alcalde de Los Palacios y Villafranca, Juan Manuel Valle. Entre las propuestas que les ha trasladado el Ejecutivo autonómico se han barajado la posibilidad de ampliar el plazo de justificación del programa "pero no hablan de pago y ya nos han engañado una vez", por lo que exigen una fecha concreta para el pago de esas deudas.

Maíllo a Durán por "convertirse en una terminal del Gobierno andaluz" al haber tomado la decisión de desalojo. "Es una torpeza y una desproporción", censuró el portavoz de IU.

Durán había exigido a Maíllo y al diputado y miembro de la Mesa, José Antonio Castro, que los alcaldes pusieran fin al encierro porque "el Parlamento no es lugar para ejercer este tipo de presiones", sino que es "el lugar de la palabra y de buscar soluciones a los problemas mediante iniciativas parlamentarias". Así se lo hizo saber a los miembros de la Mesa, que se convocó de urgencia y provocó que la sesión plenaria comenzara con media hora de retraso. En esta reunión, Durán trasladó a los diputados que, una vez que finalizara el Pleno, "se cerrarían las instalaciones parlamentarias y no puede quedar nadie dentro". Además, Durán le recordó a los miembros de IU que la Mesa del Parlamento, en su reunión del 30 de octubre de 2009, aprobó los criterios de utilización de las salas del Parlamento, y que entre los puntos que recogía ese acuerdo, se indicaba que, "en cualquier caso, no se autoriza el uso de la sala de usos múltiples durante la celebración de sesiones plenarias".

Maíllo, también tildó de "histérica" la decisión de Durán, al que criticó por "no tener tenido mano izquierda y sensibilidad" manejando esta situación, cuando debería "haber convocado a los alcaldes y escuchar sus problemas". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios