La Policía detiene a 27 personas en una red de títulos universitarios falsos

  • Una academia de Málaga cobraba 18.000 euros a cambio de obtener diplomas emitidos por facultades de Perú

La Policía Nacional desmanteló ayer la trama urdida por los responsables de dos academias, una con sede en Málaga y otra en Alicante, que se dedicaban a ofrecer expedientes académicos y títulos universitarios supuestamente emitidos por universidades peruanas. La denominada operación Estudiante ha concluido con 27 detenidos, algunos de ellos trabajaban en clínicas privadas ejerciendo como médicos.

El responsable de la academia de Málaga, según la investigación policial, vendía los falsos títulos universitarios, la gran mayoría de la rama sanitaria, a cambio de 18.000 euros. Fuentes de esta academia, situada en la Avenida de Andalucía, reconocieron la implicación de su director, José L.M., aunque matizaron que en la actualidad se encuentra en libertad con cargos. Éstas señalaron que el responsable es el delegado para España de la Universidad de Cambridge y que la actividad que realizan es totalmente legal. La sociedad tiene sede en las Islas Vírgenes.

Las primeras detenciones sobre este caso se realizaron en San Sebastián, donde se identificó al propietario de un centro educativo que ofertaba las falsas titulaciones y que estaba ubicada en una localidad alicantina. Este individuo, Eduardo P.M., poseía además una clínica en la que ejercía como licenciado en Medicina y Cirugía y su mujer regentaba una parafarmacia contigua como diplomada. La Policía constató que Eduardo P.M. contaba con un socio, José L.M., que residía en Málaga, donde poseía otra academia desde la que presuntamente ofrecía también estas falsificaciones que habían sido homologadas. Los dos propietarios de estas academias mantenían contactos con personas de las universidades de Perú, país al que viajaban con regularidad.

Una vez que tenían un comprador, los certificados de cargas horarias, los certificados de estudios y la resolución rectoral, los detenidos pedían que les ingresasen una cantidad de dinero que oscilaba entre los 6.000 y 12.000 euros. Cuando ya poseían el título era cuando se solicitaba el último ingreso hasta alcanzar los 18.000 euros por titulación. Toda la documentación era presentada luego al Ministerio de Educación y Ciencia que, mediante resolución, les otorgaba la homologación que les habilitaba para ejercer como licenciados.

Los dueños de estas academias habían creado paralelamente lo que denominaron universidad virtual para intentar justificar así que los matriculados, a través de ésta herramienta, realizaban los correspondientes estudios.

La investigación relaciona el caso con el arresto de una mujer de Fuengirola que estaba realizando ya intervenciones de cirugía estética tras comprar uno de estos documentos. En total, han sido tres personas las imputadas en la provincia de Málaga.

Los agentes detuvieron también a un cordobés -natural de Pozoblanco- que trabajaba como fisioterapeuta en el club de balonmano de esta localidad con una titulación falsa. El cordobés habría obtenido la titulación como médico en terapia física y rehabilitación y, además, según informaron fuentes policiales, trabajaba como celador en una residencia pública de disminuidos psíquicos.

Otro de los detenidos se había registrado como miembro del Colegio de Médicos de Córdoba, aunque ejercía la profesión en una clínica privada en Badajoz. El presidente de este colegio, Serafín Romero, indicó que se trata de un peruano que presentó su título homologado por Educación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios