El Presupuesto radicaliza aún más el enfrentamiento entre PSOE y PP

  • Los socialistas acusan a Zoido de centrarse en "deslegitimar" las cuentas de la Junta obviando la presión del Ejecutivo de Rajoy.

El Parlamento se ampliará como campo de batalla en 2014. Lejos de empequeñecerse ni de menguar, ni siquiera de adquirir en algún momento un perfil bajo, el enfrentamiento político aumentará en el próximo ejercicio. ¿Hay posibilidad de algún acuerdo, por ínfimo que sea, entre PSOE-IU, socios en el Ejecutivo, y el partido de la oposición, el PP? Nula. Ni remotamente se puede pensar, al día de hoy, en un consenso mínimo.

Por si a alguien le quedara dudas de que el enfrentamiento es evidente, el Presupuesto aprobado el martes pasado y que el jueves presentó en la Cámara la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, las disipa. Las cuentas de la comunidad autónoma son desde esta semana que está a punto de acabar el cuadrilátero en el que socialistas -con el apoyo de IU- y populares intercambiarán sus golpes.

Ya lo están haciendo. El PSOE ve en el adversario político una suerte de quintacolumnista incrustado en la autonomía, "saboteando" o jaleando los "ataques" de Madrid. Sin ir más lejos, el vicesecretario general de los socialistas andaluces, Mario Jiménez, acusó ayer al líder del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, de que "lo único" que persigue es "deslegitimar" un Presupuesto que "es el mejor posible en el entorno de restricción creado por el Gobierno central" que preside Mariano Rajoy. Jiménez cuestionó la tardanza del líder popular en valorar las cuentas autonómicas, y agregó que esa demora tiene una causa: "Debe ser que no lo entiende [el Presupuesto] o que no está capacitado para estudiarlo en profundidad".

En lo que más vehemencia empleó el número dos del PSOE andaluz a la hora de arremeter contra el PP-A y su máximo dirigente fue en reprochar la insinuación que hizo Zoido el día anterior sobre una futura subida de impuestos. "Es un acto irresponsable, grave y peligroso", porque lo único que consigue el líder popular con esa reflexión, a juicio de Jiménez, es "alejar inversiones de nuestra comunidad, y eso es una irresponsabilidad de alguien que debe contribuir a la estabilidad de la economía andaluza con mensajes de confianza. Pero está haciendo justo lo contrario, sembrando dudas y miedo sobre Andalucía".

Otro frente abierto -o mejor dicho, nunca cerrado- es el enfrentamiento que las administraciones central y autonómica mantienen con la subasta de medicamentos de la Junta. Zoido defendió el tercer recurso del Gobierno español ante el Tribunal Constitucional, una estrategia que el PSOE interpreta como el "ansia privatizadora del PP".

En esta tesitura, el acercamiento, por leve que sea, resulta imposible. El portavoz parlamentario de los socialistas, Francisco Álvarez de la Chica, confirmó que su partido ve difícil cualquier posibilidad de acuerdo con el PP-A mientras no defienda a Andalucía con contundencia ante el Gobierno de Rajoy. A juicio de Álvarez de la Chica, la falta de interlocución con el PP-A es, además, consecuencia de que este partido se ha convertido en un "reino de taifas", con una interinidad permanente, por la "ausencia de un liderazgo" claro, en referencia a la presidencia que ostenta el también alcalde de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios