Congreso nacional del PP

Rajoy, "absolutamente convencido" de la victoria de Arenas en las autonómicas

  • De Cospedal seguirá siendo la número dos del PP, aunque se discute si habrá una tercera persona en el escalafón · Arenas seguirá en su vicesecretaría y, de momento, es el único contrapoder a la secretaria general.

Comentarios 134

Las comparaciones son inevitables. Dos partidos distintos -PP y PSOE- y dos congresos separados por sólo dos semanas en la misma ciudad: Sevilla. Si los delegados socialistas se enfrentaron hace 14 días a un congreso muy duro y, en ocasiones, agrio para elegir entre Carme Chacón y Rubalcaba, el PP inició ayer en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla un cónclave tranquilo, marcado por la unanimidad, donde la única duda se concentra en saber si la actual número dos del PP, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, seguirá concentrando el mismo poder. En su cargo -esto ya es seguro- se mantendrá, a pesar de que ahora es presidenta de la comunidad de Castilla-La Mancha, pero Rajoy resolverá hoy si a De Cospedal suma otra persona que pueda dedicarle más tiempo al partido. Con el nombre de vicesecretario o de coordinador. Ésa es la única incógnita. Y el objetivo: el lanzamiento de Javier Arenas para la campaña electoral que se abre en Andalucía el próximo 9 de marzo. Rajoy, que almorzó con el líder del PP andaluz en Sevilla, aseguró, nada más llegar al Palacio de Exposiciones, que está "absolutamente convencido" de que Arenas gobernará después del 25-M, fecha de la cita con las urnas.

Todos los informes que se presentaron se aprobaron a mano alzada y por unanimidad. Bueno, también cabían las opciones de levantar un cartel blanco -de abstención- y uno naranja -con un no-, pero sólo se vieron cartulinas amarillas con síes. El informe de gestión de María Dolores de Cospedal tampoco daba para muchas dudas: las elecciones municipales las ganaron con 8,4 millones de votos; las generales, con 10,8 millones; gobiernan en 27 de las 38 diputaciones; en casi todas las capitales, y en todas las comunidades autónomas, a excepción de Andalucía y Asturias, donde se celebran elecciones el 25-M. En el País Vasco tienen un acuerdo de legislatura con el PSOE; en Navarra gobiernan sus socios de Unión del Pueblo Navarro, aunque estén en la oposición, y en Cataluña se va forjando poco a poco un acuerdo con Convergencia i Unió. La fuerza de los votos y del poder trae eso: unanimidad y, si no la hubiera, se abstienen de ventearse en público. De hecho, y a pesar de que el informe de De Cospedal fue aprobado por unanimidad, sí hay que subrayar la escasa atención que los compromisarios pusieron a su parlamento. Un murmullo constante acompañado de mucha gente por los pasillos. De Cospedal defendió las políticas reformistas del Gobierno, incluida la reforma laboral, porque, en su opinión, pesa más la "marea silenciosa" de los parados que "las pancartas y las posturas ancladas en el pasado", en alusión a las manifestaciones de mañana domingo.

En la actualidad, Mariano Rajoy dirige el PP con el cargo de presidente y cuatro personas más en el primer círculo de la cúpula: De Cospedal, que es secretaria general, y tres vicecesecretarios, Javier Arenas, Esteban González Pons y Ana Mato, la mujer de confianza del líder andaluz en la sede de la calle Génova, pero que ahora dirige el Ministerio de Sanidad. Arenas se mantendrá al frente de Política Territorial, y Pons puede ser elevado a un rango mayor -toda vez, que no ha sido nombrado con ningún cargo en el Gobierno- en una dirección popular mucho más reducida. Fuentes del PP explicaron que el organigrama será más reducido y es posible que algunos ministros de peso formen parte de la Comisión Ejecutiva Nacional; por ejemplo, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Si Rajoy se mostró "absolutamente convencido" de la victoria de Arenas y que Andalucía "dará un gran paso adelante", De Cospedal indicó que el PP andaluz "está preparado para gobernar". Mientras, algunos compromisarios andaluces ya se hacían sus números sobre hasta dónde llegaría la mayoría absoluta de Arenas. Fuentes del PP mantienen que, al menos, obtendrán un escaño más por cada provincia, lo que ya le daría 56 parlamentarios el 25-M, dos por encima de la mayoría absoluta. Pero es que, en algunas provincia, caso de Sevilla y Málaga, la ganancia puede ser de dos, con lo cual el PP se aproximaría a 58 ó 59. Aunque sean quinielas de pasillo, lo cierto es que las esperanzas populares coinciden con los malos presagios que hay en el PSOE: la de perder, también, un escaño por provincia.

Rajoy almorzó con Arenas en Sevilla, y ya por la tarde estuvo reunido con María Dolores de Cospedal durante una hora para ir encajando el organigrama. Con Ana Mato, ministra de Sanidad, vino en el AVE después de celebrar el Consejo de Ministros. La reunión entre Rajoy y la presidenta de Castilla-La Mancha se celebró a solas. Del despacho que ocupa el presidente del Gobierno, salieron su esposa, Elvira Fernández, y su jefe de gabinete, Jorge Moragas. Fuentes del PP, no obstante, indicaron que en el caso de que Rajoy opte por disminuir el peso de María Dolores de Cospedal, no creará un puesto de coordinador general, como el que ocupó Ángel Acebes, cuando Álvarez-Cascos, entonces secretario general, pasó a ser vicepresidente del Gobierno.

Rajoy, que concentra el mayor poder que nunca ha alcanzado el PP en toda su historia, no parece dispuesto a que se visualice una caída de su secretaria general, toda vez que ganó las elecciones en Castilla-La Mancha y que su resultado al frente del partido sea intachable desde el punto de vista electoral, aunque sea un éxito bastante compartido. El nombramiento de los cargos del Comité Ejecutivo Nacional corresponde a Mariano Rajoy una vez que salga elegido por el plenario. Los compromisarios votan a este comité el domingo, ya con las personas y sus cargos adjudicados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios