22-m. elecciones andaluzas

Rajoy pide a los andaluces que se suban al carro de las políticas "efectivas" del PP

  • El presidente del Gobierno reprocha a Susana Díaz el adelanto electoral por intereses "personales" Llama a no hacer caso a los "cantos de sirena", en referencia a Podemos

Comentarios 27

Gobernar Andalucía es el sueño del PP. Y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, está convencido de que se hará realidad el próximo 22 de marzo, día en el que está fijado que se celebren los comicios autonómicos. Para el líder de los populares, después de 30 años de gobierno socialista, en Andalucía es necesario que se produzca un cambio, que, según defendió ayer Rajoy en Córdoba ante 1.500 simpatizantes y militantes -según la organización-, tiene que estar liderado por el PP para la implantación en la comunidad de las políticas "efectivas" con las que "se han conseguido la recuperación económica en España".  

El presidente del Gobierno, que clausuró en la capital cordobesa el acto de presentación de los candidatos a las alcaldías de las principales ciudades andaluzas, se mostró convencido de que ahora es el momento del PP en Andalucía, con Juan Manuel Moreno a la cabeza. Para Rajoy el candidato del PP a gobernar la Junta es la opción más "seria, sensata y razonable" después "tres años perdidos" con un gobierno formado por "unos señores" que han estado continuamente "peleándose unos con otros" y que han terminado con la disolución del Parlamento por razones puramente "partidistas". El líder de los populares reprochó a Díaz el adelanto electoral, una decisión que, según su opinión, responde exclusivamente,  como en el caso de Cataluña, a intereses "personales" y de partido, pero no a los intereses de los ciudadanos. 

Esta postura de Díaz, según dijo Rajoy, se contrapone totalmente con la del candidato del PP a la Junta quien, según insistió, dejó su cargo en Madrid para ir a Andalucía y "quedarse pase lo que pase". "No aprovechará la comunidad como trampolín para conseguir otras pretensiones políticas", insistió el presidente. Asimismo, quiso advertir a los andaluces para que no se dejen llevar por "los cantos de sirena", aludiendo así a la aparición de nuevas fuerzas políticas como Podemos. 

Rajoy mantuvo una actitud muy positiva durante todo su discurso, con un discurso basado en el trabajo realizado para conseguir la recuperación económica del país, a pesar de los complicados años vividos. En este sentido, el presidente insistió en que cuando llegó al Gobierno España iba "muy mal". "Yo lo he pasado muy mal", aseguró Rajoy, quien insistió en que "las cosas han cambiado" y el país es ya "motor de la recuperación".

Rajoy, además, defendió que durante su mandato siempre ha estado al lado de Andalucía y que  ha ayudado a la Junta a cubrir el déficit, los vencimientos de deuda, el pago a proveedores o el sostenimiento de los servicios públicos, entre otras cosas. Asimismo, el presidente hizo una defensa a ultranza del trabajo realizado por el PP en todos aquellos ayuntamientos andaluces en los que gobierna, como es el caso de la capital cordobesa. En este sentido, aseguró que  los alcaldes populares  han estado "a la altura" y han ayudado "como nadie" a la recuperación y a "evitar la quiebra" en España. Por ello, ahora el reto, tal y como reiteró en repetidas ocasiones, es lograr mantener los consistorios en los que el PP ya gobierna y lograr aquellos en los que se encuentra en estos momentos en la oposición.

Con un mensaje muy similar se dirigió la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, a más del millar de asistentes al acto celebrado en los colegios mayores de la Universidad de Córdoba, entre los que se encontraban la ministra de Empleo, Fátima Báñez, o el ex presidente regional Javier Arenas. Cospedal  defendió que los populares "no decimos una cosa y hacemos la contraria, nosotros decimos la verdad y cumplimos". Esta forma de trabajar, según dijo, es la de todos los alcaldes del PP en Andalucía, los cuales, "a pesar de las trabas del PSOE", han "sabido estar a la altura", mientras que otros, en referencia a la presidenta de la Junta de Andalucía "gobiernan a golpe de partidismo y de proyecto personal". 

Muy crítico con Susana Díaz se mostró también el candidato del PP a la Junta, Juan Manuel Moreno.  Según dijo, la convocatoria de las elecciones autonómicas "siete semanas antes" de las próximas municipales muestra que Díaz "piensa en ella y en el socialismo, no en los andaluces, a los que quiere utilizar como trampolín para sus ambiciones personales, pero se ha equivocado", porque , según dijo, "los ciudadanos se han dado cuenta de esta estrategia". De este modo, Moreno Bonilla se mostró en todo momento convencido de que el PP   ganará las elecciones del próximo 22 de marzo. 

Según el presidente del PP-A, en Andalucía en estos momentos "hay muchas candidaturas, pero sólo hay dos opciones, una, la de la estabilidad, la centralidad y la integración", la que ofrece el PP, y la otra "la opción del gallinero y del ruido, pues nadie duda ya de la declaración de guerra frontal Susana Díaz y Pedro Sánchez". Moreno indicó que "Sánchez ha fulminado" a la dirección de la PSM "por sospechas sobre Tomás Gómez", lo que ha llevado al líder del PP andaluz a preguntarse "qué tendría que hacer en Andalucía" el secretario general del PSOE "con la corrupción campando a sus anchas", como lo demuestran los "265 imputados", con lo que Moreno también se preguntó: "¿dónde está la coherencia en el discurso de Pedro Sánchez, dónde está su autoridad, cuándo le va a llamar la atención", en referencia a Susana Díaz. 

Moreno dejó en manos de los andaluces que decidan si el próximo 22 de marzo quieren "un gobierno estable o inestable", si quieren "un gobierno en crisis permanente y con graves problemas internos, paralizado por las guerras y conflictos internos" o "un gobierno que dé garantías", y si quieren "un gobierno" donde prime "el talento o uno a la gresca por los sillones". Y en todo momento, Moreno Bonilla dejó claro que Susana Díaz, a la que dijo que ve muy nerviosa ante la próxima cita electoral, representa "el pasado y no a la nueva Andalucía", que, según recalcó, necesita un presidente "que se levante todos los días pensando en cómo conseguir empleo y oportunidades para los andaluces" o "que no busque conflictos artificiales" con los alcaldes y con el Gobierno de la Nación. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios