Roca usa en su defensa en el juicio de Malaya las escuchas ilegales grabadas a un comisario

  • El tribunal rechaza la prueba que inicialmente había aceptado al declararla nula el Supremo

Encarna Maldonado / málaga

Las intrigas policiales que condujeron al comisario Valentín Bahut al banquillo de los acusados amenazan ahora el caso Malaya. La defensa de Juan Antonio Roca exhibió ayer conversaciones telefónicas entre el comisario y sus subordinados, declaradas ilegales hace un año por el Tribunal Supremo. Para la abogada de Roca estos diálogos reflejan que existió "connivencia" entre la Policía y el juez instructor para comenzar a investigar antes de que se formalizara el inicio del procedimiento judicial. Y de acuerdo con su estrategia esta supuesta confabulación avala la tesis de que el magistrado Miguel Ángel Torres se apropió de una investigación que no le correspondía. En definitiva, que vulneró el derecho constitucional al juez natural predeterminado por la ley y que, por tanto, la investigación es nula.

En noviembre de 2005 Valentín Bahut era el comisario de la Udyco Costa del Sol. Era el mando policial al que reportaba directamente el grupo tercero de blanqueo que investigaba a Roca. Pero también era investigado por sus propios compañeros y acabó siendo acusado de favorecer a un confidente en busca y captura. Durante cerca de un año su móvil estuvo pinchado a propuesta de la brigada de asuntos internos. El comisario Bahut finalmente fue absuelto por el Tribunal Supremo en una sentencia que determinó que la intervención de su teléfono fue ilegal.

La abogada de Roca aireó ayer esas conversaciones telefónicas. En una llamada, Rafael del Pozo, jefe de la Policía Local de Marbella y también acusado en Malaya, preguntaba al comisario por unos vehículos sospechosos detectados en las inmediaciones de Planeamiento 2000, donde Roca tenía su oficina municipal. Bahut respondió que investigaban a narcotraficantes argentinos, pero transcurridos sólo tres minutos llamó por teléfono al entonces jefe de sección de blanqueo de capitales, el hoy comisario Rafael Madrona y le ordenaba la retirada inmediata de "la gente" de Marbella porque habían sido descubiertos. En ningún momento en ese diálogo se menciona a Roca ni a ninguna otra persona, pero la defensa afirma que ese 8 de noviembre, antes de que se abrieran las diligencias previas, ya se estaba investigando Malaya.

En la segunda conversación que salió ayer a relucir Bahut habló dos veces esa mañana con un empleado de banca al que le pidió que le proporcionara la información y los números de teléfono que tuviera de Roca, su familia y chófer. Por la tarde obtuvo esa información y seguidamente la puso a disposición del jefe del grupo tercero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios