Rubalcaba sospecha de quien quiere cambiar al PSOE en "dos días"

  • Tres consejeras asisten al primer acto andaluz del precandidato, que advierte que las primarias abiertas a los simpatizantes "hay que pensarlas muy bien"

Comentarios 1

El PSOE sufre una crisis profunda, apenas le queda poder institucional y necesita cambios de calado, pero -para él, que es químico- cabría aplicar eso de que los grandes experimentos aconsejan el uso exclusivo de las gaseosas. Alfredo Pérez Rubalcaba, uno de los dos precandidatos a la Secretaría General del PSOE, participó ayer en Sevilla en su primer encuentro con militantes después de que reuniese los avales suficientes para aspirar a la sucesión de Zapatero. Su intervención pública fue un tanto sutil, incluso un poco apagada, pero dejó varios mensajes, que más tarde, ya a puerta cerrada con los militantes, tomaron brío y fueron más explícitos. Allí sí marcó diferencia con su contrincante, Carme Chacón. Rubalcaba, por ejemplo, alertó contra la elección de candidatos en primarias abiertas también a los simpatizantes, las llamadas a la francesa; no es que se oponga, subrayó, pero entiende que deben estudiarse bien. "Esto hay que pensarlo; hay que bajar de los eslóganes a la realidad", dijo el candidato, que después, solo ante los militantes, aseguró que sospecha -ése es el verbo que usó- de aquéllos que desean cambiar el PSOE "en dos días". Otro mensaje a la militancia; otra línea diferenciadora con Chacón.

La opinión de Rubalcaba es que las primarias a la francesa pueden servir en países como Estados Unidos o Francia, presidencialistas, pero los grandes partidos socialistas europeos, caso del alemán y los escandinavos, nunca han optado por esta fórmula. No lo citó, pero las informaciones llegadas ayer sobre las elecciones primarias en el Partido Republicano de Estados Unidos dan una pista de los temores de Rubalcaba: supuestos simpatizantes republicanos que votan por el candidato con menos opciones para ganar al presidente Obama.

La cita de Rubalcaba, tal como él mismo subrayó en varias ocasiones, fue "apresurada". Carme Chacón ha entendido que Andalucía tiene la llave del congreso federal, por eso acudió el sábado a Olula, a resaltar sus raíces andaluzas, y Rubalcaba, que había confiado su futuro en las acciones de Griñán y su dirección regional, en la llamada "neutralidad activa", ha optado por bajar a la arena y visitar todas las provincias andaluzas. Ya es seguro que estará en Málaga, Cádiz, Almería y Jaén, aunque quiso empezar por Sevilla, que lleva al congreso un delegado más que toda Galicia.

A falta de ver quiénes asisten al acto que Carme Chacón convoque en Sevilla para conocer quiénes estaban ayer como partidarios de Rubalcaba y quiénes como militantes para oír, el ex ministro del Interior contó con una amplia representación del PSOE de Sevilla: los oficialistas mayoritarios, los críticos minoritarios e, incluso, destacados guerristas, caso de Francisco Moreno. Tuvo un guiño Rubalcaba hacia los guerristas, al explicar que él es el del partido que salió del llamado pacto del Betis, el que encumbró a Felipe González y Alfonso Guerra en Suresnes gracias a un acuerdo con los socialistas vascos dirigidos, entonces, por Nicolás Redondo. "Soy del partido de los dos sevillanos, del que salió del 'pacto del Betis'; algunos no lo recordarán, pero yo sí: dio como resultado un PSOE moderno, y no nos fue tan mal; ahí lo dejo", sentenció el candidato.

Un ex presidente de la Junta, José Rodríguez de la Borbolla, también estuvo en el acto celebrado en un hotel sevillano. Y dos consejeras del Gobierno, la de Bienestar Social, Micaela Navarro, y la de Salud, María Jesús Montero, que dieron su apoyo explícito al candidato. Navarro es una de sus avalistas en el comité federal y Montero, que no es militante socialista, aseguró que estaba allí para respaldarlo. El presidente y secretario general, José Antonio Griñán, no asistió, pero sí su esposa, María Teresa Caravaca. Junto a ellas, otra consejera, la de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, que no fue tan contundente sobre sus preferencias como las dos anteriores.

Tanto el secretario provincial sevillano, José Antonio Viera, como la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, hicieron de anfitriones. Díaz ha asistido a las presentaciones de Rubalcaba y de Carme Chacón como representante del PSOE andaluz, cuya dirección no explicará cuál será su posición en el congreso federal de Sevilla hasta que los delegados no sean elegidos en las provincias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios