Javier Arenas

"Sólo conseguiremos la mayoría desde el centro y el andalucismo"

  • "Mi reto no es ganar las elecciones, sino gobernar en Andalucía, porque las políticas a poner en marcha requieren una mayoría amplia". El líder del PP andaluz asume que hoy ganaría al PSOE, pero que necesita más para la mayoría absoluta.

Comentarios 121

LOS debates han vuelto al Parlamento de Andalucía. Javier Arenas nos recibe en su despacho del Grupo Popular en el Parlamento, a una semana de otro 28-F. Se le nota que tiene más esperanza que nunca en llegar al Gobierno andaluz, y también que no quiere confianzas.

-¿Soplan aires de cambio?

-La verdad es que sí. En las últimas semanas se ha producido un cambio sustancial. Ya se notó en Dos Hermanas, que ha sido el acto más importante de la historia del partido en Andalucía. El cambio, que nosotros decíamos que era necesario e imprescindible, también se ve que es posible.

-Por primera vez, las encuestas dicen que el PP le ganaría al PSOE en Andalucía…

-Ese ambiente de cambio ya se detecta. En los próximos meses la mayoría de las encuestas darán al PP vencedor con 2 ó 3 puntos por encima del PSOE, otras darán empate, y algunas nos situarán un poco por debajo. Se debe tener en cuenta los vínculos de algunas sociedades que hacen encuestas con el PSOE, a través de la Junta, y que hay mucha cocina. Pero lo importante es la tendencia. El PP sube, el PSOE baja, y se apunta la alternancia.

-¿De verdad cree que el PP puede ganar en Andalucía?

-Puede ganar. Hoy ganaría, y yo estoy convencido de que ganará. En 2008, el PP ganó 10 diputados, de ellos 5 del PA y otros 5 del PSOE. Hoy estaríamos en 52 escaños, si nos guiamos por los resultados del Parlamento Europeo, que no son extrapolables. Y lo que está por ver es si somos capaces de ganar tres escaños más que nos den la mayoría de Gobierno.

-Para gobernar necesitaría mayoría absoluta…

-Tenemos una mayoría social, pero hay que convertirla en una mayoría absoluta. Mi reto es gobernar en Andalucía, porque las políticas a poner en marcha requieren una mayoría amplia. Ganar es muy probable que ganemos, pero no basta si no hay esa mayoría.

-Con lo que dicen las encuestas, IU decidiría el Gobierno andaluz.

-IU jura y perjura que respetarán la lista mayoritaria. Yo pediré un compromiso para que sea así. Incluso pediré al PSOE que respete la lista más votada, porque sería una frustración que ganemos y después gobierne el PSOE gracias a IU. En Sevilla, Córdoba y Jaén ya pasó en las últimas elecciones municipales. Le estoy dando vueltas a esto. Un Gobierno de coalición PSOE-IU sería muy negativo para la economía de Andalucía.

-Dicen que el PP no sólo buscará el voto de centro, sino incluso el de centro-izquierda…

-Hay tres reflexiones que nos planteamos. La primera es que una mayoría amplia sólo la conseguiremos desde el centro y el andalucismo constitucional. La segunda es que el debate ahora no es derecha-izquierda, sino inmovilismo-reformismo, o pasado-futuro. Y eso es el cambio. La tercera es que hay que abrir aún más el partido. Por eso, estamos invitando a que se unan al cambio a personas de otros partidos, a profesores universitarios y profesionales independientes que quieran el cambio; incluso a personas de izquierda que son demócratas antes de que de izquierda.

-¿Buscan el voto andalucista?

-Parto de la convicción de que soy andalucista. Yo mamé el andalucismo de joven, con don Manuel Clavero, al que quizá no se le hecho suficiente justicia. De él aprendí un andalucismo profundo y proyectado al futuro, en el que Andalucía no sea más que nadie, pero tampoco menos que nadie, y comprometido con España y abierto a Europa. Eso enlaza con el andalucismo de Blas Infante. No estamos en una estrategia de quitar votos al PA, porque 5 de los diputados que ganamos procedían de sus votantes. Pero hay que apostar por un nuevo andalucismo, que se proyecte con fuerza en la España común.

-El PSOE también se presenta como andalucista.

-El PSOE practicó una estrategia de confrontación con el Gobierno central cuando estaba el PP, pero hoy practica la rendición ante Zapatero. Llegamos al consenso con PSOE e IU para mejorar el Estatuto, pero el PSOE ha renunciado a defenderlo, como se ha visto en la negociación de la financiación y en la deuda histórica. El PP va a asumir la defensa del Estatuto.

-¿Qué le parece Griñán?

-Le conocía desde hace tiempo, porque tuve el honor de sustituirlo en el Ministerio de Trabajo. Siempre tuve buen concepto de él, aunque es cierto que llegué en mayo y en diciembre ya no había dinero para pagar las pensiones. Es una persona preparada. Quizá su problema sea el propio concepto que tiene de sí mismo. Es un hombre lejano a los problemas, más de despacho que de calle.

-¿Chaves era mejor?

-Chaves quizá sea peor orador, pero tenía más peso político.

-¿Es verdad que usted echa de menos a Chaves?

-Bueno, falta la maldad de Chaves y Zarrías. Ahora hay más perfil funcionarial, pero hemos perdido peso en el Estado de las Autonomías. El 28-F, con Escuredo, Andalucía estuvo en lo alto; después Borbolla fue un buen presidente y con Chaves mantuvimos cierto peso político. Ahora hay atonía.

-¿Qué opina del próximo congreso del PSOE de Andalucía?

-No me parece un prodigio de democracia. Como Chaves decidió que Griñán fuera el presidente, ahora tiene que ser también secretario general del PSOE-A. No conozco ningún congreso sin ponencias, como parece éste. Además me parece inusual el trato que recibe Chaves de sus amigos Zapatero y Griñán. En el Congreso espero dos o tres caras nuevas, más jóvenes que Griñán y Chaves, pero cambio ninguno. Se convoca porque tenemos un presidente de la Junta al que no conoce la mayoría, y porque Chaves salió corriendo un año después de ser elegido.

-¿Sigue pensando que Griñán no será el candidato del PSOE en las próximas autonómicas?

-Me parece muy difícil que Griñán resista como candidato después de las próximas elecciones municipales. Si los resultados no le acompañan, creo que Griñán no será el candidato. En realidad, era el candidato de Chaves; Zapatero tenía otra candidata, y hay personas esperando para pasarle factura.

-¿Es imposible que en Andalucía haya elecciones separadas de las generales?

-Griñán debería convocar elecciones anticipadas y separadas. Sería lo mejor para Andalucía, porque así se consolidaría la mayoría social del cambio con el PP, o se respaldaría a Griñán, que está ahí por el dedo de Chaves.

-¿Y tan difícil es que Arenas y Griñán lleguen a un pacto contra la crisis en Andalucía?

-No es difícil, es imprescindible. Como no convoca elecciones, otra posibilidad de cambiar sería una cuestión de confianza, pero la ganaría Griñán. Y descarto una moción de censura, porque no puede prosperar y generaría frustración. Mientras no haya elecciones, debo ayudar para salir de la crisis. No quiero ayudar al PSOE, sino sustituirlo, pero pienso en el millón de parados, el 45% de paro juvenil, en casi un 30% de paro femenino, y hay que buscar acuerdos.

-Pero no acuerdan nada...

-He presentado cinco documentos con propuestas. Sólo han tenido como respuesta la mofa. De las 35 resoluciones contra la crisis que presentamos, el PSOE votó en contra de todas. Cuando arrimas el hombro para ayudar, te dan un empujón. Pero insistiremos.

-¿Qué medidas urgentes habría que adoptar?

-Andalucía no sólo necesita un cambio político, sino también de mentalidad para favorecer las inversiones y crear más empleo. Partiendo de eso, hay que contener el gasto público de la Junta, excepto en sanidad, educación, donde invertiría más, y gastos sociales. Es más importante tener una educación de calidad que construir cinco carreteras. Hay que reducir el sector público de empresas, dotar de más financiación a pymes, autónomos y familias; un paquete de reformas, con la educación como la más urgente, la reforma de la Administración, y la reducción selectiva de impuestos. Si soy presidente, en el primer Consejo de Gobierno desaparecería un 50% de los altos cargos, un 25% del personal de confianza y la mitad de los delegados provinciales. En los siguientes tomaría más medidas, entre ellas la reforma educativa y la despolitización de cajas de ahorros.

-¿Zapatero es tan malo como dice Aznar?

-España ostenta la presidencia de la UE en el peor momento y con el peor presidente. Felipe fue un extraordinario político, Aznar un gran gobernante, y Zapatero ni lo uno ni lo otro. Cuando gobernaba el PP y tuvimos la presidencia de la UE, de cada 10 nuevos empleos europeos, 8 eran españoles. Hoy de cada 10 nuevos parados europeos, 7 son españoles. Zapatero no tiene un proyecto para España.

-¿Conseguirán que pague la deuda histórica en efectivo?

-Los tribunales obligarán a que la deuda histórica se pague con dinero porque lo dice nuestro Estatuto. Zapatero no ofrece solares a ERC cuando negocia los Presupuestos del Estado. Si en Andalucía hubiéramos tenido un presidente elegido en las urnas, Zapatero no se atrevería a esta ignominia.

-¿Andalucía es una prioridad para Rajoy?

-Rajoy ha estado 146 veces en Andalucía en los últimos cinco años. Entiende muy bien a Andalucía y habla con seriedad. Nosotros aspiramos en primer lugar a conseguir ese cambio desde la Junta y también seremos decisivos para que Rajoy gobierne en España.

-¿Qué haría Arenas si no gana las próximas elecciones?

-Si no soy presidente de la Junta seguiría vinculado a Andalucía… Pero a mi proyecto de cambio no le viene bien ni una gota de pesimismo, y no lo tengo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios