Sólo uno de cada cuatro jóvenes ha cobrado las ayudas al alquiler

  • El pago de los 210 euros destinados a facilitar la emancipación puede prolongarse hasta los nueve meses · Andalucía es la comunidad con más beneficiarios

Comentarios 4

El retraso en el pago de las ayudas al alquiler desluce una de las medidas estrella del Gobierno socialista anunciada en precampaña electoral. Sólo uno de cada cuatro jóvenes andaluces que desde el 1 de enero han demandado percibir la Renta Básica de Emancipación (RBE) han cobrado los 210 euros de la ayuda, con datos del Ministerio de Vivienda a 30 de septiembre.

De las 21.591 solicitudes registradas en la comunidad en este periodo, la Junta de Andalucía -administración que recibe y valora las peticiones- ha resuelto sobre 10.539 de ellas, el 48,8%, y el Ministerio de Vivienda -que ejecuta los pagos- ha abonado la cuantía a 5.142 demandantes, el 23,8%.

El departamento que dirige Beatriz Corredor arroja luz sobre los datos andaluces. En términos absolutos, es la comunidad con mayor número de beneficiarios, seguida de Cataluña (4.865) y Castilla y León (4.410). De las capitales, Sevilla es la cuarta, con 869 jóvenes que ya han cobrado la ayuda, antecedida por Madrid, Zaragoza y Valencia. Pero hay que remontarse a la decimocuarta posición para encontrar a la siguiente capital andaluza, Granada, con 523 jóvenes.

Las sombras proceden de la demora administrativa en el proceso, desde que el solicitante presenta los documentos en las oficinas autonómicas, se le informa de que su resolución es positiva y espera a que el Gobierno le ingrese los 210 euros. Estos pagos en cuenta se han llegado a retrasar hasta nueve meses desde que se iniciase el proceso.

La demora comienza desde que el joven pide la ayuda. Personal de las delegaciones provinciales de la Consejería de Vivienda hablan de "falta de previsión" a la hora de dotar de medios técnicos y humanos las oficinas. Estas mismas fuentes ya alertaron del "desbordamiento" que sufrieron cuando el plan echó a andar y, aunque "la cosa se ha calmado", hay oficinas con un sólo funcionario para los registros.

A estas trabas, se suma un criterio complejo a la hora de priorizar las solicitudes. La lógica apunta al orden de llegada. Sin embargo, en una misma ciudad se dan casos de jóvenes con solicitudes registradas en mayo que hace meses que han recibido una respuesta positiva por parte de la delegación de la Consejería de Vivienda, mientras que solicitantes de abril no han tenido ninguna comunicación al respecto, señalan jóvenes consultados.

Aquí no termina la espera. Diez meses después de la entrada en vigor de la medida, hay sucursales bancarias que desconocen el procedimiento que hay que seguir para exigir el pago a la Tesorería General del Estado, una vez que reciben por parte del solicitante la carta acreditativa. Las incidencias registradas en las sucursales con respecto a esta ayuda surgen, según declara personal bancario a esta redacción, "porque la información aportada por el Gobierno es escasa e incluso nula".

Un caso paradigmático lo protagoniza una pareja de Córdoba. Iniciaron los trámites en enero, entregaron la carta en el mes de mayo en el banco y a fecha de hoy no han visto un euro de los 210 prometidos por mes en su cuenta. El Gobierno deberá realizar el pago por nueve meses atrasados, contados desde febrero: 1.890 euros en su caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios