Sólo 2.000 de los 20.000 parados contactados aceptaron ir a la fresa

  • La secretaria de Estado de Inmigración reconoce que, aunque la prioridad son los desempleados, en España hay que seguir recurriendo a mano de obra extranjera

Comentarios 19

La recogida de fresas en Huelva sigue sin atraer a los españoles pese al incremento en la tasa de desempleados. Sólo 2.000 de las 20.000 personas contactadas por el Servicios de Empleo el pasado diciembre aceptaron la oferta para incorporarse a la recogida de esta fruta, según la cifra que lanzó ayer en Sevilla la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí. Durante estos días 30.000 contratados en el extranjero están llegando a la provincia de Huelva para incorporarse a la campaña en la que trabajan 90.000 personas. Una cifra, en todo caso, inferior a campañas anteriores. El año pasado los contratos en origen superaron los 47.000 temporeros.

"Las primeras ofertas siempre van a ir a los españoles y extranjeros residentes en España. pero si estos las rechazan, deberemos seguir recurriendo a la contratación de mano de obra en origen", mantuvo la secretaria de Estado. Rumí añadió que "el objetivo prioritario del Gobierno es la promoción de los desempleados, de cualquier nacionalidad y en situación regular en España, para los que hay programas de fomento del empleo". "La integración laboral es la primera de las integraciones", concluyó.

Consuelo Rumí acudió a Sevilla para sellar con la Consejería de Gobernación un proyecto piloto para facilitar la convivencia entre extranjeros y españoles en barrios con una fuerte presencia de inmigrantes. El proyecto actuará sobre una población de 90.000 personas repartidas en barriadas de El Puche y La Fuentecita, en Almería capital; en la barriada de las 200 viviendas del municipio almeriense de Roquetas de Mar; en el Distrito Norte de Granada capital y en las barriadas de La Piñera, el Saladillo, Bujadilla, y la zona del Mercado de Abastos en Algeciras. En todas ellas, recalcó la consejera Clara Aguilera, se detectan problemas de alto absentismo escolar, una elevada tasa de desempleo y un riesgo claro de exclusión social. "Barrios en los que se producen tensiones en la convivencia de manera latente", añadió Consuelo Rumí.

"Es un compromiso público para la integración efectiva entre la población inmigrante y la de acogida", remarcó la consejera que avanzó que el programa, en función de sus resultados, ser irá extendiendo a otras localidades andaluzas.

La implicación de las organizaciones sociales que trabajan en estos barrios será la clave de esta iniciativa que intenta "evitar en España los conflictos que se han dado en otras ciudades europeas", mantuvo Rumí. La iniciativa cuenta con una inversión de tres millones de euros y aún está pendiente de la firma de los respectivos convenios con los ayuntamientos implicados y las ONG. Aun así, la Consejería de Gobernación confía en que los programas se pongan en marcha "de manera inmediata".

30.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios