Un TEDAX de la Guardia Civil muere en una explosión en el garaje de la Comandancia

  • El suceso ocurrió poco antes de las tres de la tarde. La víctima estaba sola cuando manipulaba materiales "de dotación" con los que a diario realizan la desactivación de artefactos. Especialistas de Madrid investigan ya los hechos.

Comentarios 3

Un agente de la Guardia Civil destinado en el Grupo de Técnicos Especialistas en Desactivación de Explosivos (TEDAX) falleció ayer en una explosión en el garaje de la Comandancia de Almería. Fue en la furgoneta en cuyo interior se encontraba manipulando materiales con los que trabajan a diario para la desactivación de artefactos explosivos. Los hechos ocurrieron en la cochera, situada en el subsuelo justo debajo de la cantina, poco antes de las tres de la tarde. El fuerte estruendo alertó no solo a los agentes que se encontraban en el interior del edificio, sino al resto de vecinos cuyas viviendas están colindantes y que, asustados ante la incertidumbre de lo ocurrido, aseguraban que se había movido todo como si de un terremoto se tratase.

La víctima es un agente con amplia experiencia y trayectoria profesional que actualmente desempeñaba sus funciones en el TEDAX. Identificado como Emiliano Q.F, de 50 años y natural de Granada, deja a una hija de once años. Vivía desde hace años en la localidad de Aguadulce junto a su familia. Su esposa se encontraba en el patio interior de la Comandancia mientras los profesionales sanitarios certificaban la muerte sin poder hacer nada para salvarle la vida. El equipo médico tuvo que atenderla tras conocer la gravedad de los hechos. Según fuentes policiales que participaron en el dispositivo de seguridad, la mujer sufrió una crisis de ansiedad al conocer el alcance de la tragedia.

Aunque una comisión de especialistas de Madrid se ha desplazado hasta la capital para hacerse cargo de la investigación del suceso y averiguar qué es lo que provocó la explosión, según confirmó el subdelegado del Gobierno, Andrés García Lorca, el agente se encontraba en el interior de la furgoneta (que usan para el transporte de material) cuando por causas que aún se desconocen se produjo la explosión. La víctima revisaba el material de dotación dentro de una actuación rutinaria, según indicó el subdelegado, quien, consternado, aseguró que se realizará una "investigación a fondo" para esclarecer las circunstancias del accidente que ha acabado con la vida de un servidor público en su trabajo".

La principal incógnita ahora está en saber qué fue lo que provocó la explosión, puesto que, según ha podido saber Diario de Almería, en la Comandancia de la Guardia Civil nunca hay material explosivo. Los vehículos del grupo únicamente transportan materiales con los que los TEDAX trabajan para realizar las desactivaciones o para detonar artefactos cada vez que reciben un aviso o realizan ejercicios prácticos, pero cuando llegan a los garajes, momento en el que deben llegar limpios. Tanto es así que las medidas de seguridad llegan al punto de no tener ni siquiera petardos.

Será el Juzgado de Instrucción número 4 el encargado de llevar la investigación, aunque en las primeras horas después del triste suceso "todo apunta a un accidente", como señala García Lorca y la propia Comandancia de Almería.

El cadáver fue trasladado por la tarde al Instituto de Medicinal Legal de Almería, donde se le practicará la autopsia. La explosión, además, ha provocado cuantiosos daños en el interior del garaje de la Comandancia, que desde ayer por la noche, tras el levantamiento del cadáver por parte de la comisión judicial, están siendo valorados por los técnicos. Y es que la fuerza de la deflagración fue tal que levantó una gran columna de humo negro que se podía ver desde cualquier parte de la capital almeriense.

Rápidamente se desplazaron hasta el lugar efectivos de la Policía Nacional, Policía Local y Bomberos, que rápidamente acordonaron la zona y accedieron al interior de garaje para extraer el humo y sofocar las llamas. Servicios sanitarios del 061 únicamente tuvieron que atender a la mujer del fallecido, aunque no fue preciso su traslado hasta el hospital.

El subdelegado del Gobierno, Andrés García Lorca, también desplazado hasta la Comandancia nada más conocer el alcance del suceso, trasladó sus "condolencias" a la familia del agente. También quisieron dar el pésame los propios compañeros de la Guardia Civil, agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local. Incluso el Ministerio del Interior hizo público su pésame a través de las redes sociales y en persona el ministro Jorge Fernández Díaz, durante la Comisión Nacional de Coordinación de la Policía Judicial a la que asistió ayer.

El de ayer fue un día de tristeza y dolor para la Guardia Civil de Almería, cuyos agentes apenas podían contener las lágrimas. En sus rostros se dibujaba la imagen de la desolación. Algunos, desconsolados, se abrazaban en la puerta principal de la Comandancia dándose fuerzas unos a otros. En cuestión de minutos el edificio fue un hervidero de fuerzas de seguridad y compañeros que sin estar de servicio quisieron acercarse hasta el lugar para arropar a los compañeros y familiares e incluso prestar asistencia si fuera necesario. El Teniente Coronel, Mosquera, era la máxima autoridad que ayer estaba de servicio al frente de la Comandancia. El Coronel conoció la triste noticia mientras estaba de vacaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios