Teresa Rodríguez declara el lunes en el caso del beso del empresario

  • La Audiencia de Sevilla estimó el recurso de la defensa, que pedía la comparecencia de la líder de Podemos en el juzgado

La coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, comparecerá el lunes para explicar los hechos que motivaron su denuncia al empresario Manuel Muñoz Medina, quien simuló besarla, y que según la Fiscalía podrían ser un delito contra la integridad moral.

En una providencia la jueza cita como testigo a la portavoz parlamentaria de Podemos el próximo lunes 23 a las 09:45, después de que inicialmente no lo considerara necesario al haber ya declarado ante la Policía Judicial cuando interpuso la denuncia. No obstante, la Audiencia Provincial de Sevilla estimó el recurso de la defensa del empresario solicitando que sí compareciera en el juzgado.

En la misma providencia, la jueza rechaza la petición del abogado de Rodríguez, Luis de los Santos, de citar como testigos a un periodista y a un asesor, ya que "no se acredita que sea fuente de conocimiento de los hechos", sin perjuicio de que en caso de llegar a juicio puedan ser citados.

Los hechos que se investigan se remontan al 20 de diciembre de 2016 cuando, según la denuncia presentada por Teresa Rodríguez, el empresario Manuel Muñoz Medina se cruzó con ella en las escaleras de la Cámara de Comercio durante la recepción navideña, la "arrinconó" contra la pared y simuló besarla poniendo su mano sobre la boca de la diputada.

La Fiscalía considera que estos hechos podrían ser constitutivos de un delito contra la integridad moral, la libertad sexual o atentado a la autoridad dada su condición de parlamentaria.

El empresario, que fue cesado como vocal de la Cámara de Comercio a raíz de estos hechos, reconoció los mismos y los calificó de una "broma" que, en su declaración ante la jueza como investigado, aseguró que se permitió hacerle a Rodríguez "por ser de Cádiz, donde se hacen chirigotas que se meten hasta con el Rey".

La defensa del empresario ha pedido el sobreseimiento al considerar que todo fue "una broma de mal gusto, pero nada más que una broma, gastada por quien llevaba alguna copa encima" pero que no puede considerarse un ilícito penal, al tiempo que considera que Rodríguez "denunció lo que denunció recargando, exagerando y dramatizando lo sucedido, faltando incluso a la verdad cuando relata haber sido empujada, arrinconada y amordazada" y la Fiscalía "extremó, acentuó y enfatizó su denuncia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios