"Tomamos algunas cervezas, porros y yo una raya de cocaína"

  • El hijo de José Ortega Cano confesó que tomó alcohol y drogas antes de la pelea.

Comentarios 12

José Fernando Ortega Mohedano, el hijo del torero José Ortega Cano, reconoció en sus declaraciones ante la Guardia Civil y en el juzgado que la noche en la que se produjo la reyerta en el club de alterne El Rey 2000 de Castilleja de la Cuesta había tomado alcohol y drogas. "Habíamos tomado algunas cervezas, algunos porros y yo en particular había ingerido una raya de cocaína". Ésta es la respuesta que José Fernando dio a los agentes de la Guardia Civil y que recoge la declaración del joven, a la que tuvo acceso este periódico.

El hijo del torero José Ortega Cano reconoce en esa declaración, que posteriormente ratificó ante la juez de Guardia, que cuando ocurrieron los hechos, sobre las seis de la madrugada del pasado 2 de noviembre, se encontraba en el club junto a cuatro amigos, que también han sido imputados. En un momento dado, otro joven, que luego sería la víctima de la agresión, lanzó un vaso al aire que cayó al suelo sin producir daños, pero uno de los acompañantes de José Fernando se encaró con el joven y se produjo un primer incidente, con un intercambio de un empujón y un puñetazo, relata el hijo del torero en la declaración.

La víctima salió corriendo fuera del establecimiento y José Fernando y otro de sus acompañantes le siguieron con un coche hasta darle alcance en una de la esquinas del club. Al momento llegaron los otros dos jóvenes y "entre los cuatro comenzaron a golpear al citado joven y en el transcurso de la agresión le sustrajeron unas llaves, un teléfono móvil HTC y las llaves de un vehículo, despreocupándose todos ellos de las posibles lesiones que pudiera presentar el citado joven", admitió. El hijo del torero declaró que después se fueron con el coche de esta persona, un Audi A3, hasta la localidad de Almadén de la Plata, donde lo dejaron aparcado hasta que, varios días después volvieron a utilizarlo. José Fernando admitió que condujo el coche, a pesar de que no tiene carné, y explicó que tuvieron un accidente cuando circulaba a 140 kilómetros por hora.

El hijo del torero reconoció ante la Guardia Civil que, tras el siniestro, prendieron fuego al vehículo con una garrafa de cinco litros de gasolina que habían comprado "con la intención de repostar el vehículo", aunque aseguró que la idea de incendiar el vehículo fue de sus dos acompañantes, puesto que él estaba en la carretera.

El joven también reconoció como suya una bolsa verde con sustancias estupefacientes que fue encontrada en el cuartel de la Guardia Civil y que el joven confesó que llevaba en los pantalones.

Cuando fue conducido al Juzgado, José Fernando ratificó su declaración policial e insistió en que "esa noche consumió porros y alguna raya y le consta que el denunciante tenía aspecto de haber consumido". Según el joven, decidieron llevarse el coche "por venganza" y matizó que el accidente se produjo cuando circulaba a unos 100 kilómetros "más o menos". También precisó que "cuando estaba en el prostíbulo sí estaba bajo la influencia de estupefacientes y condujo el A3, pero el día del accidente no había consumido nada", refleja la declaración, en la que niega su participación en el robo.

La Guardia Civil también le interrogó por un robo en los almacenes municipales de Almadén de la Plata donde se habían encontrado huellas de zapatillas similares a las suyas, a lo que José Fernando contestó que había oído algo de un robo en un depósito pero "desconoce su autoría".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios