Del Valle pide ahora protección para su mujer

  • Juan José Cortés declara por vídeoconferencia en el juicio contra el hombre que pidió un rescate por Mari Luz

Comentarios 4

A pocas semanas de que se conozca la petición de condena que hará la Fiscalía por el crimen y agresión de la pequeña Mari Luz Cortés, el presunto autor de su muerte, Santiago del Valle, continúa remitiendo mensajes a la instructora. Ahora, el pederasta suma a sus repetidas declaraciones de inocencia una petición para que se garantice protección a su mujer, Isabel García, una vez salga del centro penitenciario de Sevilla.

El presunto asesino de la pequeña manifiesta que, al carecer su esposa de vivienda y tener embargada la pensión no contributiva que venía cobrando, se le dé protección y se le facilite su traslado a algún punto del norte de España, al tiempo que insiste en su desacuerdo con su auto de procesamiento, indicó el abogado de Rosa del Valle, Manuel Domínguez.

A estas alturas del procedimiento, Isabel García vuelve a pedir una nueva comparecencia ante la juez y defiende la inocencia de su marido.

Precisamente el día que se conocen las nuevas peticiones de los presuntos autores del crimen, el padre de la pequeña, Juan José Cortés, declaraba en la Audiencia de Huelva por vídeoconferencia en un juicio en el Juzgado de lo Penal número 5 de Bilbao contra el hombre que le reclamó un rescate de 50.000 euros cuando Mari Luz estaba aún desaparecida (el cuerpo de la niña fue encontrado el 7 de marzo de 2008, a los 54 días de su desaparición, a pocos metros de su casa de El Torrejón).

La Fiscalía acusó al hombre de un delito de estafa en grado de tentativa, mientras que la acusación particular le ha acusado de un delito de estafa en grado de extorsión y de un delito de daños morales

Cortés reclamó a la Justicia que sea "contundente" a la hora de castigar a quienes se aprovechan de personas que viven situaciones dramáticas para extorsionar y estafar.

El hombre juzgado hoy aseguró a un tío de la menor, por teléfono, que tenía en su poder a la niña, que días después fue hallada muerta.

"Fue un momento muy duro. La Justicia tiene que actuar con contundencia, porque igual que fuimos nosotros cualquier ciudadano puede ser objeto de extorsión", ha apuntado el padre de Mari Luz, informa Efe.

En el juicio también ha prestado declaración el hermano de Juan José, Diego Cortés, que fue quien, el día de los hechos, recibió la llamada del falso secuestrador.

Juan José Cortés explicó que esta persona llamó a su hermano días después de desaparecer la pequeña solicitando un rescate, aunque "inmediatamente la Policía intervino y lo detuvo en la misma cabina en la que estaba realizando la llamada" y comprobó que la información era falsa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios