La alcaldesa de Jerez destapa la caja de los truenos

  • La dirección del PSOE siempre quitó hierro a las denuncias de Pilar Sánchez en el pasado mandato a fin de mantener su pacto de Gobierno en la ciudad con el PSA

La Justicia pisa los talones a Pedro Pacheco. Y esta vez, parece que no es un cachondeo porque en esta ocasión, y a diferencia de las anteriores, comparece sin el amparo y la fuerza del cargo político que ostentó durante 28 años al frente del Ayuntamiento de Jerez. La pasada legislatura, sin ir más lejos, su pacto para gobernar la ciudad con el PSOE regional y provincial le permitió gestionar a sus anchas el planeamiento urbanístico. A tal extremo llegó su poder, que en la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), que muy pronto verá la luz aprobado por la Junta de Andalucía, se señalaron todos los suelos a clasificar y un mismo empresario, el ubriqueño José Luis López, apareció casi siempre con una opción de compra sobre los mismos. A continuación, éste vendía los suelos, en calidad de intermediario, a los promotores interesados.

La alcaldesa, Pilar Sánchez, cuando se enteró, hizo público que no compartía el PGOU y denunció a la prensa sus "irregularidades", pero lo aprobó en pleno muy a su pesar, probablemente, siguiendo instrucciones de su partido. El PSOE quería mantenerse en el poder a cualquier precio y ella acató la disciplina. Quedó demostrado en la etapa de gobierno PSA-PSOE que ni las denuncias de la oposición ni las lanzadas por la propia alcaldesa hacían mella en los planes de Pacheco. Ante cualquier eventualidad, era la propia dirección provincial de los socialistas la que salía en defensa de sus intereses si era preciso.

Pilar Sánchez denunció por primera vez ante la Justicia al ex alcalde andalucista cuando ese pacto se esfumó. Y en caso de demostrarse irregularidades en su gestión, también se pondrá en entredicho el respaldo inquebrantable del PSOE, al menos, mientras que duró la coalición. Incluido el apoyo de la alcaldesa, aunque en teoría fue contra su voluntad.

El líder de los socialistas gaditanos, Francisco González Cabaña, mantuvo a raya a los suyos porque no quería bronca con un socio con el que siempre se ha entendido y al que calificó como "El Inmatable". Y Pilar Sánchez, durante el pacto, jamás fue más allá de la denuncia ante la prensa, aunque luego le costara rectificar una y otra vez. Tuvo que esperar largo tiempo para poder denunciarlo en toda regla a raíz del caso Jerecom, que puso en marcha la investigación de la Udyco y Fiscalía Anticorrupción.

"Yo no me caso con nadie", decía Pacheco al frente de Urbanismo. Quizá se mostraba así de seguro porque tenía las espaldas cubiertas por el PSOE y salían todas las operaciones que planificaba desde su despacho. Hoy nada puede ofrecer para garantizarse la connivencia con su gestión y la alcaldesa ha desatado una particular venganza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios