Una alternativa a los bancos

  • La fundación sevillana Ana Bella presenta una fórmula para hacer frente a la actual crisis basada en los microcréditos entre amigos.

Comentarios 9

La Fundación Ana Bella ha constituido, desde hace tres meses, su propia Comunidad Autofinanciada. Ante la situación de riesgo de exclusión social para las mujeres, esta asociación ha decidido ponerle freno a través de unos pequeños préstamos que gestionan como si fuesen un banco. "Esto es como una pequeña caja de ahorros entre amigos", afirma Chari Claro, tesorera de la Comunidad Autofinanciada (CAF).

Todos los miembros tienen acceso a los microcréditos que se usan sólo para gastos puntuales como puedan ser el pago de una matrícula, la compra de electrodomésticos o los arreglos del hogar. Las aportaciones son voluntarias y periódicas, una vez al mes. Quienes reciban el préstamo lo tienen que devolver de 3 a 6 meses después con un interés del 1%. "Como sabemos que ahora mismo es muy difícil solicitar dinero en los bancos y tal... entre nosotras pensamos que podemos ayudarnos", aclara Antonia Ávalos, presidenta de la CAF.

Vídeo: Historias de Luz

Estas siete mujeres, junto a un voluntario, constituyeron esta comunidad en Mairena del Aljarafe (Sevilla) con el fin de promover el ahorro frente a los gastos de urgencia. El fondo disponible para acceder a los microcréditos suele ser de 350 euros cada mes que, al final de año, son repartidos entre todos los miembros de la comunidad. "A la familia te da más apuro pedir que a los mismos amigos, con los que estás todo el día", declara Gloria Sánchez, miembro de la CAF.

Esta fórmula, nacida en Latinoamérica, presenta una alternativa solidaria que intenta hacer frente a los bancos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios