Aquilino Alonso. Consejero de Salud.

"La atención primaria será vital en el diagnóstico precoz"

  • El responsable de la sanidad pública en la comunidad quiere reforzar el papel de los profesionales.

Comentarios 4

-Su nombramiento ha sido bien recibido por profesionales e incluso sindicatos. Valoran su capacidad de diálogo, su trabajo por la sanidad, la implicación con Atención Primaria. Las expectativas son altas.

-Me abruma y llena de responsabilidad. Lo agradezco y espero responder con mi trabajo a lo que se espera. Me gusta dialogar, dar participación, negociar, siempre lo he hecho y es marca personal.

-Comenzó su labor de gestión en Granada en los años 80. ¿Cómo ha cambiado la asistencia?

-Desde entonces ha habido un cambio tan radical que cuando uno piensa que estamos pasando por momentos complicados hay que pararse y reflexionar. Llegué a Loja, a un sitio donde los médicos seguían pasando dos horas y media, la reforma sanitaria no se había empezado, había menos facultativos y muchos usuarios, no daba tiempo a hablar de prevención. Pero se estaba haciendo un buen trabajo.

-La Atención Primaria es su fuerte. Ahora como consejero, ¿tiene proyectos para mejorarla?

-Siempre hay capacidad de mejora, afortunadamente, en un sistema que tiene como seña de identidad que es capaz de adaptarse a las formas de enfermar de la gente. Las enfermedades crónicas van a ser cada vez más un reto y ahí el papel de la Primaria va a ser fundamental en diagnóstico precoz y en la prevención y la atención en la comunidad. En la ley de Sostenibilidad viene recogida la Atención Primaria como eje vertebrador de la asistencia sanitaria. Tiene que ser así ya no sólo por una cuestión de decir siempre que es la puerta de entrada, sino que no cabe otra opción que cuando hablamos de enfermedades crónicas la Atención Primaria es la que tiene la visión integral del paciente. ¿Qué hay que hacer? Seguir incrementando su capacidad de resolución y sobre todo las competencias.

-¿La receta es más personal y medios?

-Sí y no. Tener personal y medios no es sinónimo de mejorar. También cuentan la formación adecuada, la capacidad de resolución, la relación con atención especializada. Un planteamiento que me hacen los profesionales es que las cosas que está demostrado que no sirven también podemos dejar de hacerlas.

-Se pueden replantear entonces programas que no sirven.

-Los que no aportan nada a la salud habrá que revisarlos. Y hay que trabajar más con la gente de Primaria. Creo que hay que revisar también el papel que debe jugar la Enfermería. En los últimos tiempos ha incrementado su formación y están capacitados para hacer muchas más cosas.

-¿Habrá presupuesto para llevar a cabo la nueva ley que garantizará la sostenibilidad del sistema sanitario? Si siempre se ha dicho que el sistema era sostenible, ¿hace falta una ley para demostrarlo?

-Es necesario porque estamos convencidos de que el sistema es sostenible y porque en los últimos tiempos ha habido decisiones tomadas desde otros ámbitos y a nivel central que influían mucho sobre la sostenibilidad del sistema, e incluso planteándose la privatización o modificación de la ley general de sanidad con normativas que dejaban a parte de la población sin asistencia. La ley persigue garantizar la equidad, para dar a cada uno lo que necesita. Y está la sostenibilidad económica, con medidas para hacer un uso eficiente de los recursos como un compromiso de financiación suficiente. Hay que trabajar para alcanzar un 6,5% del PIB, que es un porcentaje que permite una asistencia sanitaria de calidad. Y está la sostenibilidad de la investigación, porque ahí está la base del futuro. La sanidad del mañana dependerá de lo que se potencie la investigación y que sea trasladable a la atención sanitaria lo más rápido posible.

-Pero la Junta también ha recortado y aplicado medidas que no han convencido a profesionales.

-La Junta ha aplicado las normas del Gobierno central y que han llevado a tener que tomar algunas medidas pidiendo un esfuerzo a los profesionales. Las 37,5 horas implicó un cambio en la organización e iba acompañada de una reducción de la financiación del Gobierno central. Eso era donde estaba el fondo y obligaba a tomar medidas. Los contratos al 75% no fue una decisión que nos agradase. La pérdida de derechos profesionales o la inestabilidad no es grato para nosotros.

-¿Y por qué se siguen haciendo contratos al 75%?

-En esta recuperación de derechos que hay que hacer en lo que queda de este año empezamos con recuperar la paga extraordinaria al 100%, que representa un coste; los del 75% que pasaron al 100% representan un gasto y se han hecho cerca de 9.000 contratos. Y seguiremos avanzando.

-Llega al cargo en verano con la reducción de servicios, camas y personal. ¿Es mejor no ponerse malo en verano?

-Es mejor no ponerse malo nunca [risas]. El verano se planifica para dar la asistencia que se requiere. Es verdad que nos ponemos menos enfermos, que nos operamos menos. El porcentaje de ocupación nunca llega al 80%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios