El hombre acusado de atropellar a su mujer asegura que no intentó matarla, que sufrieron un accidente

  • La víctima, por su parte, confirmó todos y cada uno de los cargos que imputa la Fiscalía a su marido al asegurar que era objeto de insultos y malos tratos desde hacía años.

Comentarios 1

Rodrigo R. G., el hombre que se enfrenta a una petición del fiscal de 19 años de cárcel por intentar asesinar a su esposa atropellándola con un coche ha negado este jueves todos los cargos que le imputa el Ministerio Público, al asegurar que las lesiones que sufrió su pareja se deben a un accidente de tráfico, no a un intento de atropello.

El acusado, que está en prisión desde el 15 de abril de 2008, cuando ocurrieron los hechos, ha asegurado que nunca ha pegado a su mujer, con la que está casado por el rito gitano y tiene cinco hijos."Hemos discutido como cualquier matrimonio, de palabra", pero nunca le ha agredido con un palo ni la ha amenazado con armas blancas, dijo el procesado. El procesado explicó que algunas de las lesiones que en los últimos años sufrió la víctima se las produjo como consecuencia de dos caídas fortuitas.

El día 15 de abril de 2008, el acusado y su mujer salieron a dar una vuelta en el coche por la carretera de La Rinconada. En un momento dado, el acusado abandonó la carretera y llegó a un descampado donde, según la acusacíón pública, atropelló a su mujer, causándole diversas lesiones.

El acusado, en cambio, ha dicho este jueves en la vista oral que, en un momento dado se puso nervioso y "se le fue el volante", por lo que colisionó con un poste eléctrico. El acusado negó que hubiese amenazado, antes del atropello, a su mujer con un destornillador porque pensaba que le había sido infiel con un vecino.

Por su parte, la víctima, confirmó todos y cada uno de los cargos que imputa la Fiscalíaa su marido, al asegurar que era objeto de insultos y malos tratos desde hacía años, hechos que llegó a denunciar hasta en cuatro ocasiones pero al final acabó retirando las denuncias porque quería darle  "otra oportunidad" para que cambiara al padre de sus cinco hijos.

La mujer relató que en estos años de convivencia fue golpeada con un ladrillo en la cabeza, además de sufrir agresiones "con mucha frecuencia" con un palo. El día del último incidente y tras haberle recriminado una supuesta infidelidad, la mujer afirmó que tuvo que salir del vehículo para no ser agredida con un destornillador. "Salí corriendo para que no me pegara y me pilló con el coche", ha indicado la esposa del acusado, que añadió que después del atropello, el acusado siguió pegándole patadas en el vientre hasta que pudo salir a la carretera y pedir auxilio. La mujer reveló incluso que su marido intentó atropellarle por segunda vez, pero el coche había quedado empotrado en el poste eléctrico.

La defensa del acusado, que ejerce el letrado Juan Manuel Gabella, ha pedido la libre absolución o, en su defecto que se considere que los hechos podrían constituir sólo un delito de lesiones, dado que el procesado no tenían intención alguna de matar a su mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios