Los atropellos son la causa principal de la muerte de más de 160 linces en Doñana desde 1982

Más de 160 linces ibéricos fueron encontrados muertos en el área de Doñana en las últimas tres décadas, un periodo en el que el furtivismo y la caza, como principal causa de fallecimiento hasta los 80, han dejado paso a los atropellos, que son ahora el mayor riesgo para este felino. Así se desprende del informe sobre la mortalidad del lince ibérico en el área de Doñana (1982-2013) y de la Memoria de Actividades del Espacio Natural de 2014, que cifran en 163 las muertes registradas en 32 años, las últimas 7 durante el pasado año. Los informes apuntan a una cierta tendencia ascendente de la mortalidad, con picos en los años 1984 (9 ejemplares), 1995 (10), 2007 (11) y 2013 (10).

Esta tendencia al alza, según los expertos, hay que interpretarla con prudencia, pues son muchos los factores que dificultan la comparación de la tasa de mortalidad en el tiempo, como la dinámica poblacional o las variaciones del esfuerzo de seguimiento, especialmente de radioseguimiento, a lo largo de estos años.

Con respecto a la dinámica poblacional, se estima en 50 los ejemplares que conformaban la población de lince ibérico en Doñana en los años 80, número que fue disminuyendo hasta la treintena a comienzo de 2000, para, a partir de ahí, aumentar hasta alcanzar en 2013 su población máxima con 94 individuos, cifra que cayó a 80 en 2014.

Por otra parte, si hasta 2000 se observaba una escasez de indicios de lince en zonas exteriores al Parque Nacional, en la última década esta tendencia parece haberse invertido, y actualmente hay una importante población periférica a Doñana, un cambio que podría incrementar las probabilidades de muerte al estar sometidos estos territorios a un mayor número de amenazas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios