Andalucía

Las brochas se mueven en Orce 4 años después

  • Los expertos reinician las excavaciones esperando conseguir hitos arqueológicos europeos sobre el Cuaternario

Comentarios 1

En Orce todo es ilusión. El pueblo entero está expectante con la vuelta de las excavaciones en los yacimientos de Fuente Nueva 3 y Barranco León después de cuatro años sin trabajos. Ahora, un equipo de 40 personas de instituciones especializadas de toda España lideradas por Rober Sala -uno de los arqueólogos que estuvo en Atapuerca-, trabajarán durante dos años como mínimo para intentar buscar respuestas a cuestiones como saber cómo y de dónde conseguían sus recursos los humanos de hace más de un millón de años.

Esta renovada ilusión la confirma el alcalde de Orce, José Ramón Martínez: "Es positivo que se retomen las investigaciones con este gran equipo. Espero que los resultados sean buenos y que sirva para acelerar el proceso que está estancado alrededor de las investigaciones, que es la puesta en valor y desarrollo por parte de la Consejería de Cultura del famoso Plan Eseca, aunque me quedo con la inyección de ilusión que esto supone para Orce y sus gentes después de tantas decepciones". Con todo, el alcalde mostró también su decepción porque no se abran todos los yacimientos, como el de Venta Micena.

Por su parte, Rober Sala ha explicado que su principal deseo, además de conseguir buen material, es "evitar los cortes que ha habido en los últimos años y que Orce se pueda introducir de una vez de forma regular en la investigación en Europa, porque no puede dejar que Orce no siga dando datos y material sobre las ocupaciones humanas más antiguas que tenemos en el continente". Con todo, dejó claro que "hemos venido aquí a trabajar. No estamos muy interesados en polémicas sino en poner al descubierto los restos de actividad de nuestros antepasados y unir esta investigación que se hace en Orce con la que se hace en toda Europa para conseguir conocer bien a estas poblaciones".

Los dos yacimientos en los que se va a trabajar tienen los datos más antiguos de la presencia humana en Europa, que tienen 1.300.000 años. Además, conservan restos de grandes animales, algunos de ellos descuartizados por humanos, y también herramientas de piedras, por lo que "conservan la actividad humana en una gran cuenca lacustre como es la de Guadix-Baza, única en el continente", matiza Sala.

Lo que interesa poner de manifiesto es cómo estas poblaciones, que se adaptaron al entorno -un lago poco profundo-, aprovecharon sus recursos o compitieron con otros mamíferos. "De la tipología arcaica necesitamos muchos más datos de los que existen ahora mismo. Saber cómo y de dónde conseguían sus recursos, cómo era su economía, eso es lo que hemos venido a hacer".

De hecho, los arqueólogos no descartan trabajar también en Venta Micena en un futuro. "Ahora nuestro proyecto comienza en estos dos yacimientos pero la vocación es trabajar en la cuenca de Guadix-Baza, lo que no es sólo Fuente Nueva y Barranco León ni Venta Micena. Nos interesa Cúllar, Huéscar, la región en su conjunto", asegura el responsable de la excavación, que espera que no haya parones, "recuperar y restaurar el material que quedó en superficie hace cuatro años cuando se cerró el yacimiento" y encontrar en los restos de elefante marcas claras de que los humanos los despedazaron con herramientas de piedra, "lo que sería un hito en la arqueología de Europa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios