Los buzos intensifican las inmersiones en el río con detectores de metales

  • Los agentes intentan encontrar alguna señal del cuerpo de Marta del Castillo a partir del teléfono móvil que llevaba entre las ropas que vestía cuando fue arrojada

Comentarios 1

La búsqueda de Marta del Castillo en el Guadalquivir se intensifica cada día. Buzos y submarinistas de la Guardia Civil comenzaron ayer a realizar inmersiones en el río, a la altura de la pasarela de Camas, con detectores de metales. Fuentes del dispositivo de búsqueda explicaron que estos especialistas en actividades subacuáticas han iniciado una "búsqueda sistemática e intensiva" de una margen a otra del río en la citada zona. Para ello, la Guardia Civil de Madrid ha desplazado a ocho miembros, así como cámaras hiperbáricas capaces de conocer el móvil, equipos de comunicación subacuática y detectores de metales.

La Policía sospecha que el asesino y su cómplice arrojaron a la joven con el móvil entre sus prendas, lo que podría permitir su localización a través de esta tecnología.

El helicóptero, cuya salida se retrasó por la mañana como consecuencia de la intensa niebla, se incorporó más tarde a la búsqueda junto al resto del dispositivo que desde el pasado sábado se habilitó en el río Guadalquivir para localizar el cadáver de la menor. El operativo cuenta con efectivos del Grupo Especial de Operaciones (GEO) y los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) y un helicóptero del Cuerpo Nacional de Policía; buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), embarcaciones del Servicio Marítimo y otro helicóptero de la Guardia Civil; efectivos de la Unidad Adscrita de la Policía Nacional de la Junta de Andalucía; Bomberos; Protección Civil; y personal de la Autoridad Portuaria. Con una superficie de búsqueda de aproximadamente 80 kilómetros del cauce del Guadalquivir, el dispositivo incorporó ayer a sus filas un vehículo de altura y una unidad de caballería de la Policía Nacional.

El pasado miércoles se incorporaron 13 perros a las labores de rastreo coordinadas por el comisario jefe de la Brigada de la Policía Judicial de Sevilla, Manuel Piedrabuena. Nueve canes de la Guardia Civil están especializados en la búsqueda de personas y cuerpos; y cuatro ejemplares son del Cuerpo Nacional de Policía. Los primeros trabajarán en las orillas y márgenes del río Guadalquivir. Los canes de la Policía Nacional trabajarán desde zonas más alejadas al cauce.

La búsqueda se organiza en cuatro tramos del río divididos en seis subtramos y una gran y última zona desde la estación de bombeo del mármol hasta la desembocadura en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Este último sector se ha partido en dos subzonas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios