El chaconismo cuestiona la integración de Rubalcaba

  • Andalucía es la menos insatisfecha por la presidencia de Griñán.

Comentarios 7

Pocas horas después de que Alfredo Pérez Rubalcaba ganara por 22 votos el 38º congreso del PSOE, Carme Chacón se reunió con el nuevo secretario general en un reservado del Hotel Barceló Reconquista. Fuentes de su candidatura aseguran que la política catalana, aparte de ponerse a disposición del partido, le pidió que integrara en la nueva Ejecutiva Federal al 49% que le votó y que no la incluyera ni en la dirección del partido ni en la dirección del grupo parlamentario en el Congreso.Pérez Rubalcaba le hizo caso, pero no del todo. La dejó fuera de la Ejecutiva federal y del grupo parlamentario, aunque aceptó meterla en el Comité Federal. Pero la integración, defendida por el nuevo secretario de Organización, Óscar López, como ejemplar, no convenció a muchos sectores del chaconismo .

Para muchos de ellos, la dirección ha quedado integrada por los rubalcabistas más talibanes, que copan todas las secretarías sectoriales, arrinconando a los chaconistas en las vocalías. En este sentido, recuerdan que Rodríguez Zapatero, cuando ganó el 35º congreso, también por un estrecho margen -nueve votos-, entregó la presidencia del partido y la secretaría de Política Autonómica e Institucional a los bonistas -Manuel Chaves y Alfonso Perales-. Y subrayan que la Ejecutiva de integración que formó el leonés obtuvo el apoyo del 90,2% de los delegados mientras que la de Rubalcaba superó a duras penas el 80%, con una cincuentena de delegados que no votaron.

Para los sectores más duros del chaconismo, la nueva Ejecutiva federal está inspirada por el sectarismo más rancio, pese a que Pérez Rubalcaba abjuró de practicarlo en su discurso, rechazando públicamente pagar con cargos orgánicos y prebendas los votos de los delegados (dijo en concreto que "en mi nombre, no"). Para desmentirle, los chaconistas valencianos señalan al grupo de Francesc Romeo, ex director general de Accesibilidad de ADIF bajo el mandato de José Blanco en el Ministerio de Fomento y militante socialista en Valencia que puso a disposición de la candidatura del ex ministro del Interior los diez delegados que llevaba a cambio de dos puestos. "Metió a Maite Noguera en la Ejecutiva Federal y Romeu ha entrado en el Comité Federal. Está claro que en su nombre, sí", comentó un dirigente valenciano.Tampoco ha sentado nada bien en las filas de Chacón el veto a Leire Pajín, ex secretaria de Organización y ex ministra de Sanidad. "Simplemente dijeron, ésta no", añadió un chaconista de Madrid. El miembro de la nueva dirección que suscita más dudas es el nuevo secretario de Organización, Óscar López, a la sazón secretario general del PSOE de Castilla-León. "Es un peón de Blanco, que no hace mucho le reprochaba que su nivel de análisis político era de 1º de EGB", lamentó un delegado catalán de Chacón.

Sin embargo, el nivel de descontento entre los seguidores andaluces de la política catalana -léase griñanistas- no es tan importante. Para algunos de sus coronoles, la presidencia de Griñán y un cierto equilibrio en el resto de la lista -eso sí, con el rubalcabista Gaspar Zarrías como secretario federal de Ciudades- justificó el acuerdo que finalmente se alcanzó. "En clave partido Griñán ha sido uno de los perdedores de este congreso. Pero de cara a la sociedad andaluza, Griñán no lo ha sido al salir del 38º congreso como presidente del PSOE", explicó un delegado leal al presidente andaluz.

En cuanto al futuro político de Chacón, nadie sabe si acudirá o no a las primarias que elegirán al candidato socialista a la presidencia del Gobierno en 2015. Descartado, desde luego, no lo tiene, pero tampoco decidido.

En una entrevista publicada en este periódico el pasado viernes, Chacón respondía lo siguiente a una pregunta sobre qué sería de su vida si perdiera las elecciones: "Ponerme al servicio del secretario general de mi partido; es decir, de Alfredo Pérez Rubalcaba. Nunca seré un obstáculo para el PSOE. Hay muchas cosas y muchos lugares donde verter la vocación política".

"Una vez encajada la derrota, cimentada en Extremadura y Andalucía, principalmente, que no le dieron el respaldo comprometido, se dedicará a su acta de diputado, a dar conferencias por toda España. Y, por supuesto, bajará a Andalucía a ayudar a Griñán en la campaña electoral", comentó uno de sus colaboradores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios