La crisis del PSOE de Motril se cobra la primera víctima

  • Dimite un histórico concejal de la formación que apoyaba la tesis de la anterior dirigente

La batalla del PSOE motrileño se ha cobrado su primera víctima, el concejal Francisco Pérez Oliveros, un histórico del partido que presentó ayer su dimisión. Pérez llegó a ser la mano derecha del alcalde Pedro Álvarez cuando gobernaban los socialistas y ahora se le vinculaba con las tesis oficialistas que representaba la ex secretaria general de la formación y parlamentaria Flor Almón.

Fiel a la dirección provincial, Pérez se ha demostrado poco amigo de aventuras como la ahora protagonizada por la moción de censura en la grupación de Luis Rubiales.

El concejal no obstante ya daba síntomas de retirada desde noviembre y ahora ha dado el paso, cuando el partido es un hervidero en Motril. La de Pérez es la primera baja en las filas socialistas, pero puede que no sea la última. Trinidad Márquez, edil que sí firmó la moción de censura propuesta por Rubiales, ha renunciado, por lo pronto, al sueldo que le pagaba el partido como concejal liberada. Lo hizo un par de días después de fracasar la intentona del ex alcalde, lo cual difícilmente es una coincidencia. En cuanto a la otra concejal que secundó a Luis Rubiales, Pilar Mingorance, por ahora tampoco se ha pronunciado al respecto, aunque hay compañeros de formación que aseguran que se lo está planteando.

El grupo municipal del PSOE en Motril consta de ocho concejales y es el único que está en la oposición. Las elecciones las ganó el PP con once actas y gobierna en coalición con el PA y el Partido Independiente de Carchuna y Calahonda, que tiene dos concejales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios