La curiosa promesa del cargo de la primera senadora por Andalucía de Podemos

  • "Me comprometo a luchar por el cumplimiento de los derechos humanos de Andalucía, España y la humanidad por encima de cualquier otro interés, y bajo esta premisa prometo acatar la Constitución", ha dicho Isabel Mora.

Comentarios 14

Con la entrada en el Senado de Isabel Mora Podemos ha puesto este martes su primer pie en el Parlamento nacional, donde tiene ya una senadora autonómica, que ha prometido su cargo con una fórmula novedosa y entre los juramentos bien altos pronunciados por los senadores del PP.

"Me comprometo a luchar por el cumplimiento de los derechos humanos de Andalucía, España y la humanidad por encima de cualquier otro interés, y bajo esta premisa prometo acatar la Constitución", han sido las palabras de Mora en su estreno en el Senado cuando el presidente de la Cámara alta, Pío García-Escudero, le ha preguntado si juraba o prometía acatar la Carta Magna.

El de Mora, activista vinculada a la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, ha sido un estreno cargado de simbolismo porque es la primera representante del partido de Pablo Iglesias que entra en las Cortes Generales, a las que Podemos quiere llegar para cambiar las cosas. Y en este primer acto, la primera senadora de Podemos se ha llevado también la enhorabuena y dos besos del presidente de la Cámara alta, que ha escuchado atento su promesa, la de los nuevos senadores del PSOE, y la de los del PP, que han dejado muy claro que ellos no recurren a fórmulas innovadoras y que están bien orgullosos de jurar para acatar la Constitución.

Con un sonoro "juro", seguido de un fuerte aplauso, han acatado la Carta Magna los nuevos senadores del PP, en una sesión en la que sólo Mora se ha salido del guión con su acatamiento, como han venido haciendo todos los cargos públicos de Podemos que han ido llegando en el último año a las instituciones. La onubense Isabel Mora, de 44 años, que se integrará en el Grupo Mixto, ha dicho a los periodistas que llega al Senado con "muchísima ilusión" y "ganas de trabajar". Su objetivo es "dar voz a los sin voz", como ha venido haciendo como activista durante los últimos 20 años.

Quiere seguir defendiendo los derechos humanos dentro de las Cortes Generales, pero con la vista puesta en cambiar lo que considera necesario. "Poner mi granito de arena a la hora de conseguir la reforma necesaria en las instituciones para que sean eficaces para los ciudadanos", dice. Mora es consciente también de que aterriza en una de esas instituciones que su partido quiere cambiar y lo tiene claro: Se trata de conseguir que el Senado sea "eficaz y útil" y "que no sea simplemente un sitio donde haya personas cobrando sin que los ciudadanos sepan para qué", según sus palabras. Pues con esa finalidad en su punto de mira, ha adquirido ya su plena condición de senadora y con ella la atención mediática que, sin duda, se llevarán el resto de los miembros de su partido cuando en pocos meses lleguen al Congreso de los Diputados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios