El curso empezará siete días antes pese a la oposición de los docentes

  • La Junta retoma la fecha original y adelanta el inicio de las clases al 7 de septiembre · Educación no espera a la respuesta de los sindicatos sobre su propuesta para que los colegios comiencen el día 10 al expirar el plazo

Comentarios 204

El próximo curso escolar comenzará el 7 de septiembre. La Junta ha retomado la fecha original del borrador del decreto sobre el calendario escolar donde se establece que las clases del segundo ciclo de Infantil, Primaria y Educación Especial se iniciarán una semana antes de su fecha tradicional. La Consejería de Educación cierra así el proceso de negociación sobre la nueva orden sin lograr un acuerdo con los sindicatos de docentes, a los que presentó a principios de esta semana una propuesta para que los colegios empezaran sus clases el día 10, ante el rechazo de hacerlo el 7. La decisión de Educación ha provocado las críticas del profesorado, que amenaza con emprender un calendario de movilizaciones contra el decreto.

La Consejería que dirige Teresa Jiménez cerró ayer el plazo para analizar la propuesta y estableció que el curso escolar comenzará en Andalucía el 7 de septiembre, en lugar del 15, como hasta ahora. Esta decisión sorprendió a los sindicatos y a la federación de padres de alumnos, que no esperaban una contestación tan inmediata por parte de la Administración, más aún cuando los docentes habían solicitado ampliar el plazo para sopesar el nuevo calendario escolar.

Según adelantó la Consejería de Educación, el curso comenzará el 7 de septiembre, "al finalizar el plazo acordado en la Mesa Sectorial para que analizasen la respuesta y no recibir respuesta positiva por parte de los sindicatos". El decreto tendrá que ser aprobado ahora en Consejo de Gobierno.

Con la nueva orden el calendario escolar en Infantil y Primaria será de 180 jornadas lectivas, cinco días más que hasta ahora y que el mínimo exigido por la Ley Orgánica de Educación (LOE). En Secundaria la fecha de inicio se mantendrá igual, el 15 de septiembre, mientras que en Bachillerato y FP se adelantará también una semana, del 22 al 15.

Desde que se publicó el borrador, profesores y padres se han posicionado en dos frentes bien diferenciados. Los sindicatos rechazan el nuevo inicio al no tener tiempo suficiente para planificar el curso. Su principal argumeno se basa en los problemas burocráticos de la Junta, que impiden tener cerradas las plantillas de los centros educativos antes de agosto, por lo que la organización hay que postergarla a septiembre.

Frente a esta postura se sitúan los padres de los alumnos, que se muestran conformes con el adelanto, ya que de esta forma se responde a una de sus principales reclamaciones: la conciliación de la vida laboral y familiar, a la vez que se mejora la calidad en los resultados escolares con el aumento de días lectivos.

Estas dos posturas han llegado, incluso, a suscitar un debate sobre el calendario laboral de los docentes. Federaciones de padres, como FAPA Nueva Escuela, han pedido a la Consejería de Educación que exija a los docentes que trabajen en julio y que sólo dispongan de un mes de vacaciones, "como el resto de funcionarios". Ante el rechazo de los profesores -que llegaron a concentrarse contra el proyecto-, los padres han pedido que las clases se adelanten al 1 de septiembre.

La Junta, en un último intento de llegar a un acuerdo con los sindicatos, les puso el lunes sobre la mesa una propuesta: comenzar el curso el 10 de septiembre, tres días después de lo estipulado, con lo que los docentes ganarían tiempo para la planificación. Una oferta que también era un ultimátum. Los sindicatos sólo tenían cuatro días para contestar, un plazo que, según sus representantes, no ha sido suficiente, de ahí que el miércoles solicitaran a la Consejería que se pospusiera al próximo lunes la fecha límite para dar una respuesta consensuada. Esta propuesta provocó las quejas de los padres, que acusaron a la Junta de plegarse a los intereses laborales de los profesores.

Andalucía no es la única comunidad que cambiará su calendario escolar. La Generalitat de Cataluña también quiere iniciar las clases el 7 de septiembre, lo que ha provocado las críticas de los docentes y la aprobación de los padres. La situación se repite.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios