Un debate para apagar la televisión

  • El cara a cara entre Zoido y la consejera de Hacienda se atiene a una sola dialéctica: si los malos son los de la Junta o los de Madrid El PP pide una partida para la devolución de los ERE

Comentarios 4

Los ciudadanos están aburríos, sí, aburridos de oír al PP hablar sólo del caso de los ERE, del despilfarro de los coches oficiales, de los escándalos. Aburridos. Así es cómo ve la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, a los ciudadanos andaluces a causa del PP, y a ello se dedicó ayer en el debate de totalidad del anteproyecto de los Presupuestos de 2014, a poner de manifiesto la supuesta nulidad del líder del PP, Juan Ignacio Zoido, para mantener las audiencias. "Es para apagar la televisión", sentenció Montero después de oírlo. Claro, que la respuesta de la consejera de Hacienda al parlamento de Zoido fue un ataque personal como alcalde de Sevilla, al que recriminó la deuda de ese Ayuntamiento, sus 49 entes instrumentales y de que haya seis directivos que cobren más que la presidenta de la Junta de Andalucía. La palabra más repetida por la consejera no fue la del euro, ni la de millones, sino la de Zoido.

"Señor Zoido, los ciudadanos y ciudadanas que están viendo este debate se están aburriendo como una ostra: ni una sola propuesta, ni un solo dato", dijo Montero. Y como Zoido, que es alcalde de Sevilla y le gusta serlo, pues contestó por sus fueros: a explicar que el Ayuntamiento hispalense sólo igualó en corrupción en los tiempos del anterior alcalde, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, a otra institución, a la Junta.

El debate del Presupuesto de la Junta, que es un diálogo de sordos entre el PP y el PSOE, con IU de oyente mientras intentan introducir algunas enmiendas, un diálogo sustentado en una dialéctica muy antigua: el Gobierno autónomo no puede gastar lo que le gustaría a causa del maltrato de Madrid, según el PSOE, y el Ejecutivo socialista es un desastre como gestor que sólo se salva por los fondos que recibe de el Estado.

Sirva lo siguiente para explicar el desencuentro: los Presupuestos de la Junta para 2014 no son de resistencia, como mantiene el PSOE, ni de ofensiva, como sostiene IU, sino los de la "desesperanza". Ésa es la opinión de Juan Ignacio Zoido, que defendió la retirada del anteproyecto porque, en su opinión, las cuentas de la Junta de 2014 están "repetidas", son las de la "demagogia" y, además, son inconstitucionales porque las inversiones no están provincializadas. El PP seguirá con su intención de llevar estos Presupuestos al Tribunal Constitucional si las partidas no aparecen con el epígrafe de cada provincia. Y una propuesta: los populares quieren que el Presupuesto recoja una adicional a los ingresos que refleje el dinero que la Junta va a obtener de la devolución de las partidas malcobrada por los ERE. Una partida con destino finalista.

El debate de la totalidad, gratuito, prescindible, sólo fue un trámite, una votación para rechazar la retirada de los Presupuestos que pretendía el PP.

Un debate que indica que de haber cambios antes de que las cuentas se aprueben antes de finales de año vendrá de la mano de IU, que ya ha comenzado a plantear propuestas molestas para los socios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios