Más de 460 viviendas desalojadas en Sevilla, Córdoba y Jaén por la crecida del Guadalquivir

  • El desbordamiento del río obliga a evacuar a cerca de 1.500 personas en las tres provincias. Máxima precaución en Andújar y calma tensa en otros municipios de la cuenca.

Comentarios 4

"Gritaron que teníamos que abandonar las viviendas, que no se podía esperar más". A las 2:30 del miércoles, el ruido de la corriente de agua apenas hacía perceptible la voz de un policía a través de un megáfono para Manuel Morales, uno del centenar de vecinos que fueron desalojados en las parcelaciones próximas al aeropuerto de Córdoba. A las 5:00, la mayoría de los residentes en esta zona inundable de la capital se ayudaban unos a otros en el desalojo improvisado conforme al nivel del río Guadalquivir subía.

Unas 1.500 personas de municipios ribereños de las provincias de Córdoba, Sevilla y Jaén se han visto obligadas a desalojar sus viviendas por las intensas lluvias que han azotado a la comunidad en los últimos días, ha anotado en rueda de prensa Luis Pizarro, consejero de Gobernación, tras la reunión del comité asesor del Plan de Emergencias ante el Riesgo de Inundaciones en Andalucía. En total 462 inmuebles, además del corte de 20 carreteras en toda la región, la mitad de ellas en estas tres provincias.

En rueda de prensa en Córdoba, Pizarro señaló que la provincia cordobesa es la más afectada con 252 casas desalojadas en Córdoba capital, Villafranca y Palma del Río, seguida de la provincia de Jaén con 120 viviendas afectadas y Sevilla con 90, fundamentalmente en Tocina y Lora del Río.

El Guadalquivir rebosa, como otros ríos en semanas anteriores -léase Guadalete en Jerez- y la preocupación se extiende desde lo más alto del cauce. El director técnico de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Juan Saura, señaló a Efe que Andújar es el punto de mayor preocupación de esta cuenca, pues allí el río ha alcanzado el "caudal histórico" de 2.000 metros cúbicos por segundo. 

Saura asegura que este caudal no se alcanzaba en Andújar desde 1963, año en el que esta cuenca sufrió una de sus más graves inundaciones de los últimos siglos. Igual se registró en Córdoba o en Sevilla, con el Guadalquivir bajando a 2.700 metros cúbicos por segundo y con la inquietud de que la velocidad aumentase hasta 3.000 a lo largo de la tarde.

Pero la tarde dio una tregua. Las predicciones fueron buenas porque no llovió y el agua bajó en las pedanías de Los Villares y Llanos del Sotillo, en Jaén, donde se había tenido que realojar a unas 70 personas en un hotel cercano. Los 400 vecinos de esta pedanía de Andújar vieron sus calles anegadas y a algunos ni siquiera les dio tiempo a tabicar entradas y achicar agua, sobre todo en las casas construidas desde hace muchas décadas junto al río. En Sevilla, calma tras la tensión también en Écija, donde 30 personas de la pedanía Isla del Vicario pensaban en volver a sus hogares tras la bajada de altura del afluente Genil. Fueron algunos de los desalojados. Como en Córdoba y Palma del Río, con 216 viviendas afectadas; en Jaén, Andújar y Marmolejo, con 120 inmuebles; y en Sevilla, en Lora del Río y Tocina, con 64 y diez inmuebles, respectivamente. Sobre un 10% de los afectados tuvieron que ser realojados, ya que el resto contaban con casas de familiares o bien pudieron regresar a sus hogares por la bajada del riesgo de inundación.

En la otra punta de la comunidad, en Jerez de la Frontera, los empresarios calcularon que el temporal les ha dejado 130 millones en pérdidas. Para el Guadalquivir, los agricultores pidieron la declaración de zona catastrófica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios