Crimen en Conil

El juez envía a los tres detenidos por la muerte del joven madrileño a la cárcel

  • A media tarde, el magistrado de Chiclana decretaba prisión incondicional tanto para el supuesto autor del apuñalamiento como para sus dos cómplices · Se les acusa de homicidio doloso y robo con violencia

Comentarios 6

Para poco les ha servido incriminar a su amigo El Correcostas,  a Juan C.M., de 19 años, supuesto  autor material del crimen del joven madrileño Juan Mena, que  murió la mañana del domingo pasado tras ser apuñalado de madrugada en plena calle, en el centro  de  Conil.  Manuel R.P., Ursulus, y Manuel N.M. El Varilla, los dos también de 19 años y  como el primero, vecinos  de Conil, con un abultado historial delictivo, han acabado corriendo en principio la misma suerte.

Los tres  detenidos por la Guardia Civil por el crimen del joven de 21 años  fueron enviados ayer por la tarde a la prisión de Puerto 2. 

Las pruebas en su contra, según fuentes de la investigación, eran "abrumadoras". El juez al cargo de caso decretó para los tres prisión incondicional sin fianza, acusados de los supuestos delitos de homicidio  doloso (uno, como autor material, y los otros como cómplices) y robo con violencia.

 Los tres, según la Guardia Civil,  habrían asaltado a Juan Mena a las seis y media de la mañana cuando se encontraba con una amiga sentado en un banco de la calle Chiclana, para robarles. El madrileño les dio el dinero que llevaba encima.  Pero ellos trataron entonces de arrebatarle el bolso a su acompañante, a la que propinaron un golpe en la cabeza con un casco de moto. El joven madrileño, que apuraba sus vacaciones de Semana Santa en Conil, donde había alquilado un apartamento junto a otros amigos, se encaró con ellos y  les plantó cara.  Y entonces,  El Correcostas  supuestamente esgrimió la navaja que llevaba asestándole las dos puñaladas que  le provocarían la muerte cuatro horas después.  

Con su envío a la cárcel culminaban  las cerca de seis horas  que los tres  estuvieron prestando declaración en los Juzgados de Chiclana.

 La jornada había comenzado,  en torno a las 10,15 de la mañana, con la salida de los dos  supuestos cómplices,  que estaban recluidos en los calabozos del puesto de la Guardia Civil de Conil,  para ser conducidos hacia el Juzgado de Chiclana. Ambos iban ataviados con sudaderas con la capucha puesta. Y el primero en salir, agachó la cabeza.

Exactamente una hora después,   a las 11.15 horas,   salía del cartel de Chiclana  El Correcostas,  esposado y conducido, igual que los otros arrestados, por agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana, Usecic, de la Comandancia  de la Guardia Civil de Cádiz.  En su casa había sido hallada  la posible arma del crimen, la navaja, que él mismo, acorralado ya, habría  acabado entregando a los agentes, con  restos de sangre. Él fue el primero en comparecer ante el magistrado.

Ayer, El Correcostas bajó la cabeza al enfrentarse a las cámaras.   Muy lejos quedaban esos tiempos del verano del 2009  en el que  el programa Callejeros, de Cuatro,  lo grabó a cara descubierta, aunque entonces era menor de edad (debía  contar con 17 años de edad),   consumiendo todo tipo de estupefacientes y bebiendo alcohol sin parar.

 Primero  con dos amigos  dentro de un coche, camino de la zona del botellón conileña.,  jactándose   con sus colegas de consumir de todo, para después "follar mucho",  mientras amenazaban con rajar a quien pudiera rayarles el coche.  Y después, bailando completamente  fuera de sí  ante las  cámaras.  Un programa que resultó  decisivo  a la postre para que el Ayuntamiento de Conil acordara   exterminar el botellón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios