Una deuda de 500 euros fue el motivo del asesinato de La Línea

  • El acusado de los hechos, Miguel Ángel G. C., de 38 años, ingresó ayer en prisión

Miguel Ángel G. C., de 38 años, ingresó ayer en prisión acusado de asesinar el pasado lunes a Luis Miguel Fernández Jiménez, de 27 años. Al parecer, por una deuda de 500 euros. El acusado, que fue detenido por la Policía Nacional poco después de cometerse el asesinato, pasó ayer a disposición del juzgado de Instrucción número 4 de La Línea.

La autopsia del joven fallecido confirmó que el cuerpo presentaba señales de haber recibido numerosas puñaladas, más de 20, algunas de ellas muy cerca del corazón. Según los funcionarios encargados de la investigación, la agresión por arma blanca se produjo como consecuencia de una deuda, de unos 500 euros, de Miguel Ángel a la víctima. Él joven recogió en su coche a Miguel Ángel y le volvió a reclamar que le pagara lo que le debía. Ambos discutieron y el supuesto agresor terminó sacando un cuchillo que llevaba oculto entre las ropas y comenzó a propinarle puñaladas dentro del vehículo. La víctima salió a la calle, donde su supuesto agresor continuó dándole puñaladas hasta que cayó inerte en el suelo. El supuesto agresor volvió al vehículo y lo condujo hasta abandonarlo en un descampado, tras lo cual regresó a su casa. Allí lavó en lejía su ropa manchada de sangre. Los agentes de la Policía llegaron a los pocos minutos y lo detuvieron.

Los hechos, dados a conocer por este diario, se produjeron sobre las once de la noche del pasado lunes. Una llamada telefónica a la sala del 091 alertó de la agresión. Una patrulla policial se desplazó de inmediato a la calle Góngora con la avenida Menéndez Pelayo, donde los agentes comprobaron que entre dos vehículos aparcados había un hombre gravemente herido aunque permanecía consciente. Los funcionarios policiales requirieron una ambulancia, que llegó pronto al lugar aunque el personal sanitario no pudo hacer nada por salvarle la vida al herido pese a las maniobras de reanimación. No obstante, cuando los agentes llegaron al lugar, el herido pudo decirles quién había sido supuestamente su agresor. "Miguel Ángel, el que vende papeletas", señaló antes de fallecer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios