Los dueños de chiringuitos de Matalascañas aún no han cobrado los daños del pasado temporal

  • El sector habla de cientos de miles de pérdidas · Reclama la licitación de las obras de regeneración, para iniciarlas en cuanto mejore el tiempo · El Ayuntamiento dice que este temporal no ha causado da ños

Comentarios 3

La pesimista ley de Murphy sobre los infortunios parece haberse cebado con los chiringuitos de Matalascañas casi como método práctico que corrobora la certeza de sus enunciados. A la inseguridad jurídica que sufre el sector y las consecuencias que la crisis tendrá en su facturación, el temporal viene a sumar un nuevo eslabón para cumplir el famoso adagio de "si algo puede salir mal, saldrá mal". Nada hace presagiar que la factura no continúe creciendo mientras el temporal no brinde tregua. Llueve sobre mojado y los daños del anterior temporal aún no se han cubierto por los seguros.

Las últimas lluvias y la ferocidad con la que el mar se ha manifestado en estos últimos días han vuelto a engullir de nuevo miles de metros cúbicos de arena y arrasado literalmente algunos chiringuitos, que han perdido parte de sus terrazas y su vasto mobiliario, a pesar que desde el Ayuntamiento se asegura literalmente que "no ha habido más daños en la costa, chiringuitos, ni Paseo Marítimo que los producidos hace dos meses, aproximadamente". A ello cabe sumar los gastos que tendrán que afrontar muchos empresarios a la hora de trasladar sus chiringuitos para dar cumplimiento a la Ley de Costas. Un cúmulo de circunstancias que situarán la inversión del sector en cerca de un millón de euros. Lo que ha llevado a no pocos a pedir una moratoria excepcional ante la imposibilidad de contar con los recursos financieros para afrontar estos gastos y los derivados del temporal.

El presidente de la Asociación de Chiringuitos de Matalascañas, Francisco Fraile, ha anunciado a este periódico que las primeras estimaciones que grosso modo ha realizado el sector hablan de cientos de miles de euros, en tanto en cuanto que hablamos de que las 21 infraestructuras costeras de las que goza el litoral almonteño se han visto afectadas, si bien no todas en la misma proporción.

En breve se convocará una reunión en la que se cuantifique de forma más pormenorizada el balance. Entre tanto, Fraile ha reconocido que se les está dando traslado de todo estos destrozos a las empresas aseguradoras, si bien ha arremetido contra la lentitud a la hora de liberar el dinero. Las "primas las cobran en el acto y a la hora de pagar daños siempre tratan de escurrir el bulto", apostilla. En este sentido denuncia que algunos empresarios aún no han podido cobrar ni tan siquiera los efectos del anterior temporal, acaecido en el mes de diciembre.

En cuanto a las labores de regeneración de la playa, el representante de los chiringuitos asegura ser consciente de que sería una "temeridad" iniciar de inmediato dichas labores sin que amaine el temporal, ya que se correría el riesgo de tirar el tiempo y el dinero invertido". No obstante, aboga por que, "si tal como asegura Costas existe una partida presupuestaria de dos millones de euros para la regeneración del litoral y la reconstrucción del Paseo Marítimo, "es fundamental que se liciten las obras y se desbloqueen todos los trámites burocráticos, dejándolo todo supeditado a que mejoren las condiciones climatológicas para iniciar dichas tareas".

Huelga decir que el objetivo final es que el litoral esté en óptimas condiciones de cara al periodo de Semana Santa, gran prueba de fuego de la presente campaña turística. De ella va a depender el futuro de un sector que sólo en Matalascañas genera entre 180 y 200 puestos de trabajo directos.

Entretanto, se reabre el debate sobre la construcción de nuevos espigones en peine que, según el Ayuntamiento, es la medida más efectiva para evitar estos ataques.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios