Un empresario es condenado a readmitir a una empleada a la que despidió por su embarazo

  • El juez declara nulo el despido a la trabajadora, que ya llevaba cinco años en la empresa

El Juzgado de lo Social número 3 de Huelva ha declarado nulo el despido de una trabajadora, con cinco años de antigüedad en la firma, después de conocer que estaba embarazada y condena a la misma -una cerrajería de Almonte- a readmitir de manera inmediata a la mujer en su puesto de trabajo y en las condicones laborales que tenía antes de que se produjera el cese.

La mujer venía prestando servicio para la firma desde septiembre de 2003 -fecha que consta en el primer contrato que firmó- y dos años después, el contrato pasó a ser indefinido.

El pasado mes de febrero, cuando la trabajadora alcanzaba su séptima semana de embarazo, acudió al hospital y tuvo que ser ingresada inicialmente por una amenaza de aborto. Una vez que los médicos le dieron el alta, le recomendaron reposo relativo. Tan sólo once días después de aquel ingreso -el 13 de febrero de 2008-, la empresa le entregó un escrito en el que le notificaba la inmediata extinción de su contrato alegando que "debido a la fuerte bajada del volumen de negocio y a dificultades económicas, la empresa se ve en la necesidad de proceder a amortizar su puesto de trabajo, a fin de superar las dificultades en las que se encuentra y garantizar la viabilidad futura".

Al mes siguiente, hubo un fallido intendo de conciliación entre la trabajadora y la empresa, que no llegó a cuajar porque la empresa accedía a la readmisión pero se negaba a reconocerle la antiguedad en su puesto de trabajo. Poco después, la demandante remitió un burofax a la empresa para comunicarle su baja médica por incapacidad temporal, derivada de enfermedad común.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios